Resultados de un estudio demuestran algo que te puede, por lo menos, alarmar

Hace unos días leí sobre un estudio que se realizó y que lo que demuestra quizás te es útil para al menos, alarmarte.
Alarmarte no en el sentido de asustarte y ya está, sino de tomar conciencia y acción coherente.
 
Te cuento:
 
El estudio consistía en personas que ensayaron mentalmente ejercicios de una sola mano en el piano durante dos horas diarias a lo largo de cinco días, sin tocar nunca físicamente el teclado del piano.
 
¿Qué pasó?
 
Que estas personas obtuvieron casi los mismos cambios en el cerebro que los que ejecutaron los mismos movimientos con los dedos en el teclado del piano durante el mismo espacio de tiempo.
 
O sea, el primer grupo solo lo imaginó.
 
El segundo grupo lo practicó en el piano.
 
El mismo tiempo, las mismas secuencias.

Las imágenes del cerebro revelaron que todos los participantes activaron y aumentaron los grupos de neuronas en la misma región cerebral.
 
¿Y qué tiene que ver el piano contigo?
 
Quizás nada.
 
💡MOMENTO AUTORREFERENTE
 
Pero imagina, que igual no te pasa, fíjate, pero imagina que por tu mente pasan pensamientos de cosas que no te gustan, que no quieres que terminen sucediendo…
 
Y lo piensas una y otra vez…
 
¿Cómo crees que te sentirías?
 
¿Cómo crees que se sienten tus empleados o tu familia cuando lo que emanas es malestar, en cualquiera de sus formas?
 
Mira, el ejemplo anterior demuestra algo que posiblemente ya supieras, pero de vez en cuando puede ser interesante alimentar esa parte racional de la mente con un respaldo científico:
 
Lo que repites una y otra vez en tu mente está generando cambios en tu cerebro, ya que él no distingue entre una acción realizada físicamente y una imaginada. Por lo tanto: lo sufres o lo gozas como si fuera real.
 
📣CÓMO ME FUNCIONA A MÍ
 
No alimento pensamientos que me hacen sufrir.
 
No le vomito a los demás mi inconsciencia, mi malestar, que surge por no poner atención, por no hacerme responsable de lo que pongo dentro.
 
Coherencia, vamos.
 
¿Y es así siempre? 
 
No, a veces se me va la pinza, ya sabes. Sigo siendo humana.

Pero tomo conciencia y actúo en coherencia.

¿Y tú?
 
Mira, cada día mando un correo con contenido que como este, te puede ayudar a comprender cómo funciona tu mente y hacer un cambio interno por tu bien, el de tu empresa y el de las personas que te rodean.

Puedes dejar tu correo debajo y yo me encargo del resto, si te interesa recibirlos.
 
Un abrazo,
Naylín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *