Un cumpleaños de altura
Un cumpleaños de altura

Un cumpleaños de altura

A las cinco de la mañana llegué a Delhi después de unas seis horas en autobús desde Rishikesh. Quería quedarme en un barrio cerca del Templo del Loto pues me gustaba la idea de pasarme el día de mi cumpleaños en un sitio bonito, meditando… Así que llegué a un hostal que había reservado y subí a la habitación a descansar un par de horas antes de salir.


El Código del Garbanzo: Ocupémonos más del ser y menos del sexo.
El Código del Garbanzo: Ocupémonos más del ser y menos del sexo.

El Código del Garbanzo: Ocupémonos más del ser y menos del sexo.

Reconocer nuestro fondo está más allá de todo rol particular y de todo guión aprendido. A ese nivel ya no somos hombre ni mujer, sencillamente somos. En ese ámbito esencial no necesitamos definir nuestra condición y nos limitamos a ser, sólo en él somos plenamente hombre o mujer- como la rosa es rosa y el niño es niño, sin “pretender” serlo, sin necesidad de ajustarse a ninguna imagen de sí mismos, siendo, sencillamente, en libertad, lo que somos.