El Código del Garbanzo: Ocupémonos más del ser y menos del sexo.
El Código del Garbanzo: Ocupémonos más del ser y menos del sexo.

El Código del Garbanzo: Ocupémonos más del ser y menos del sexo.

Reconocer nuestro fondo está más allá de todo rol particular y de todo guión aprendido. A ese nivel ya no somos hombre ni mujer, sencillamente somos. En ese ámbito esencial no necesitamos definir nuestra condición y nos limitamos a ser, sólo en él somos plenamente hombre o mujer- como la rosa es rosa y el niño es niño, sin “pretender” serlo, sin necesidad de ajustarse a ninguna imagen de sí mismos, siendo, sencillamente, en libertad, lo que somos.