Conversaciones con Dios, un diálogo que no olvidarás

Conversaciones con Dios, cayó en mis manos como enviado del cielo a través de las manos de mi cuñada Naylín. Sentía que mi corazón se oprimía y que una honda tristeza amenazaba con ocupar el lugar que el amor habitaba.