¿Qué pasaría si todos compartiéramos algo cada día?

De niños, nos enseñan lo bueno de compartir. Pero a medida que crecemos, de una forma u otra la necesidad de competir nos invade.
A veces luchamos unos contra otros en vez de ayudarnos unos a otros a crecer.