La vida consciente es un coñazo

Así, con esas mismas palabras (La vida consciente es un coñazo), comenzó un alumno de mis clases de yoga un día, hace tiempo, una conversación. Me comentó lo difícil que era VER, enfrentarse a sus sombras y darse cuenta de “la realidad” que lo rodeaba. Yo lo entendí enseguida porque también lo he vivido así. “Con lo bien que estaba antes” – siento la vocecita de vez en cuando rondando. (¿También la has escuchado tú?). De hecho, tengo amigos que me han dicho que para qué quiero saber tanto de mí, si en muchas ocasiones lo que me pasa al ir hacia dentro, es que sufro.

¿Es fácil?

No te voy a mentir, no lo es. A veces con todo el ruido de fuera, cuesta escucharse a uno mismo, hacerse el espacio.

¿Realmente vale la pena?
¿Realmente vale la pena?

Pero aún proponiéndomelo…

No es sencillo mirar hacia dentro y darme cuenta de que me he pasado la vida sin realmente comprender a las demás personas, por ponerte un ejemplo. Que miraba sus historias desde mi propia experiencia y no entendía su reacción, porque claro, lo estaba viendo con mi mochila de experiencias y no poniéndome sus zapatos. Mis consejos no eran tan efectivos porque era mi ego quien hablaba, sin poder escuchar realmente y entender el problema del ser que tenía delante.

Tampoco es fácil mirar tu infancia y ver las cosas tal como sucedieron, así, de frente, cuando hubo momentos duros que un niño no tiene que pasar por ahí. (O sí y sanar de una vez todo el karma del pasado…)

No es fácil mirar “los fallos” que cometo en cada momento y no juzgarme por ello.

Ni darme de bruces con la soledad, y darme cuenta que lo que hay detrás de ella es un gran sentimiento de dependencia.

Sin embargo, y como mismo me dijo mi alumno, vivir conscientemente me ha cambiado la vida.

La transformación vale la pena

Si no hubiera sido por la conciencia de que no estaba en el camino correcto a la hora de escuchar al otro, no me hubiera dado cuenta de que tenía que vaciar la taza de mi propia experiencia. Solo así pude experimentar qué es la empatía, qué es la compasión y llorar por todos aquellos que no comprendí pero con la inmensa felicidad que da la comprensión.

Si no hubiera sido por esa atención, no hubiera conectado con la sensación de que el fracaso no existe, de que no hay fallos y de que caerse no es otra cosa que una señal de que estoy en el camino, que es parte de la evolución.

Si no hubiera sido por mi constante auto-observación que he adquirido con la práctica del yoga, no hubiera podido ir a Cuba y decirle a quien debía, que lo perdonaba y que lo amaba, y que todas las experiencias de mi vida forman parte de quien soy ahora y aunque de una forma quizás muy dura, pero me han hecho continuar avanzando en mi camino.

Si no fuera por esa conciencia intermitente, no hubiera visto que aunque aún no estoy libre de apegos, de vez en cuando viene ese “alumbrón” que me hace sentir una gran sensación de alegría y de paz.

Si no fuera consciente todos mis miedos se me repetirían una y otra vez, volvería a andar sobre mojado porque el universo pone frente a cada uno las mismas situaciones para aprender de ellas. Cada vez hay nuevas, claro, pero ya los fantasmas del pasado van rondando menos y muchos desaparcen. Enfrentarme a ellos, aunque duela, ha sido lo más grande que he podido hacer. Aunque a veces, como a mi alumno, la vida consciente me haya parecido un coñazo.

Hace poco escuché que Carl Jung comentaba que una persona puede llevar a alcanzar el estado de despertar cuando es capaz de enfrentar su propia sombra… Así que ya ves, una señal más de que estamos en el camino.

Por eso, corazón, mi invitación de hoy es a que cuando veas las cosas “negras”, recuerdes que todo lo negro que has vivido hasta ahora te ha hecho crecer y ser quien eres. Tómalo como motivación para seguir con alegría hacia delante. Haz que en vez de quitarte energía te de fuerzas para seguir, con Amor, andando en este camino hacia el autoconocimiento, la paz y la dicha absoluta.

Un abrazo infinito para ti,
Namaste
Naylín

13 comentarios en “La vida consciente es un coñazo”

  1. Avatar

    Que maravilla, algún día estaré en ese punto y podré ver las cosas así…poco a poco, al menos estoy en el camino. Mientras tanto, tus palabras son un aliciente.
    Namasté

    1. Naylín Núñez

      Hola corazón, es una alegría poder servirte de ayuda. Ser consciente, vivir el momento presente como un regalo único, conectar y conocernos, es el camino y tú estás en él.
      Por cierto, me ha encantado tu blog! Hoy hice acelgas con garbanzos con alguna variación 🙂
      Un abrazo grande,
      Namaste
      Naylín

  2. Avatar

    Naylin esta publicación en especial me ha llegado de manera oportuna, gracias como siempre por tu manera de expresar tus propias vivencias para una vida mejor.
    Namaste

  3. Avatar

    Es un regalo de energía leerte, me da fuerzas, para seguir avanzando lentamente, pero avanzar al fin. Me encantó tu artículo, motivante y con la respuesta precisa.
    Un abrazo, y bendiciones.

  4. Avatar

    Que buen artículo, comencé en mi práctica de yoga constante hace 3 meses y a pesar de que es poco el tiempo, me asusta cada vez que me conozco más y más… y voy aceptando quien soy y mi pasado, dejandolo ir… no es nada fácil, pero me alegra saber como dices tu, estoy en el camino.

    Me encanta tu blog,

    agradecida,

    Joha

  5. Avatar

    Cuánta sabiduría contenida en este artículo. Es totalmente cierto que no siempre es fácil aceptar nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestros miedos… Vivir dándoles las espalda no nos ayuda a avanzar, así que entenderlos, aceptarlos y tratarlos con amor puede ser el mejor camino para crecer y para vivir de forma consciente.
    Un abrazo y Namaste

  6. Avatar

    Gracias por tus articulos,llegan cuando mas los necesitas.Esto nos recuerda que seguimos en el camino con todo lo que ello implica, en un continuo cambio costante, emociones y situacioneS…cuando nos hacemos cosciente de eso, es entoces que empezamos a ver la Luz. Un abrazOM

  7. Avatar

    Yo no se como ustedes viven la vida sin agobios y sin aburrimirnto, yo tengo tanto hastío todos los días que me muero solo de pensar en el día siguiente. Estoy cansada de luchar.

  8. Avatar

    Hola Naylin, gracias por escribir de esa forma tan personal, desde el corazón y abrirte con tanto amor a tus lectores para darnos a todos parte de esa luz que alumbra tu camino…te seguiremos leyendo, namasté.

  9. Avatar

    BUff!. Querida Naylin. Tus sabias palabras son siempre un bàlsamo en las heridas. Eres sencilla y eficaz, casi como una tacita de manzanilla cuando tienes mal de estómago. BUeno, acabo de llegar de un largo viaje, son las tres de la madrugada y no he podido resistir, en un desvelo, de leer tus sabias palabras. Siempre directa y honesta. cómo te quiero. Besos!!

  10. Avatar

    Gracias!! por compartir uno de esos momentos personales tuyos, que motivan a uno a no sentirse solo en el camino y aprender a afrontar mejor los retos, que como tu mencionas se encuentran en el mismo!
    saludos a la distancia!!

  11. Avatar

    Gracias por compartir lo que muchas sentimos y lo perdida que me encuentro ahora mismo con el tema relaciones.Mucha gente se va o se está yendo y no se quienes son mis amigos y quienes no.Es duro pero lo conseguire supongo.Me encanta todo tu artículo excepto la palabra “coñazo”También debemos hacernos conscientes del uso del lenguaje sobre todo en temas de desigualdad.Coñazo (malo) pero si algo es genial es “la polla”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. OK | Más información
ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba