El decir adiós como aprendizaje

decir adiós como aprendizaje

Hoy quiero compartir contigo la experiencia de cómo he vivido la llegada de un ser que a mi vida y su partida, por si esto te puede aportar algo. Para mí ha sido un gran proceso de aprendizaje. Una puesta en práctica de la teoría del desapego, la no expectativa, la aceptación y el dejar ir que he aprendido en estos años de profundizar en el Yoga. Aquí tienes la historia más personal que he vivido y más profunda, con este tema de “decir adiós”.

La llegada de un nuevo ser a nuestras vidas

Este año 2018 ha sido de cambios muy grandes en mi vida. A las 12 de la noche del 31 de diciembre (del 2017) estábamos Adi y yo durmiendo, como todos los días a esa hora, mientras las abuelas de Adi y una amiga se divertían compartiendo en el salón.

Unos minutos después de medianoche sonó el teléfono. Era el papá de Adi y “compañero de viaje en el autobús de mi vida” (hasta la próxima parada, que puede ser en un día, un año o una vida, quién sabe!) que nos llamaba desde India, donde estuvo casi un mes.

A su regreso vino con nuevas propuestas: algo dentro se había movido y estaba decidido a experimentar. Y yo también. Así comenzó una nueva etapa en mi vida que se concretó en marzo, cuando el test de embarazo me confirmó que sí, que otro ser había decidido venir a la vida a través nuestro.

¿Cómo me sentí con la noticia?

No buscábamos conscientemente tener otro hijo. Pero no dudé ni un instante si tenerlo o no. Algo dentro de mí estaba totalmente convencido de que tenía su propósito tanto para el ser como para nosotros. Así la gestación comenzó con amor, aceptación y confianza. Y también algunos miedos…

Observación de los miedos

Fueron momentos intensos que aproveché para mirar hacia dentro y observar cómo vivía todo aquello, qué pensamientos me venían, qué condicionamientos los guiaban…

  • Hasta ese momento, siempre llevaba a Adi en la mochila de porteo y lloré al darme cuenta de que esa época se acababa.
  • Me quedé sin saber cómo solucionar el cómo dormiría con Adi y con el bebé cuando naciera.
  • Y lo que más me dolió fue la idea de que por el embarazo, como había leído, había la posibilidad de que dejara de producir leche y Adi dejara de mamar…
  • No tenía idea de cómo me iba a distribuir el tiempo para poder trabajar con dos bebés pequeños y criarlos de la forma en la que siento que está bien para mí, con cercanía, apego seguro, conciencia, escucha activa, juego libre, observación y mucha comunicación…

Y entonces comenzaron los cambios a un nivel más profundo

Plano espiritual

Hubo más cambios en mí… La hora de levantarme se terminó estabilizando en las 4.30am, aunque ya desde enero había comenzado a dar los primeros pasos.

Así podía tener tiempo para toda la rutina de la mañana:

  • la limpieza externa con el baño, la limpieza nasal con el neti y el automasaje ayurvédico de las mañanas
  • la práctica física de yoga
  • la meditación
  • un tiempo para conversar con “mi compi de viaje” cosas importantes
  • 1 hora para trabajar

Todo esto, hasta las 7.30 que se despierta por lo general Adi y ya ahí estar disponible para acompañarnos en la aventura del día.

También comenzamos a experimentar con regularidad con mantras, lecturas, rituales…

Plano físico

Por la parte más de “tierra” también fue mucha la profundización. Nos adentramos de lleno en las entrañas de mi proyecto y la gestión económica del mismo, hasta el momento bastante inestable y comenzaron a salir posibles soluciones para llegar a un equilibrio en este asunto.

Plano mental

También hubo un cambio a nivel más sutil que a la vez se experimentó en lo material. Un cambio de “yo puedo con todo” a “yo me abro y me pongo disponible a lo que está pasando ahora”. Un posicionamiento más en la energía femenina, dejando al “del asiento de lado en el autobús” más en “su papel” con la energía masculina.

No puedes imaginarte el gran cambio que eso significaba para mí. “Volver a lo establecido?!?!?!, ni loca!”, hubiera podido pensar. Pero el dedicarme a mis hijos, dejándome ayudar mucho por mi madre que vive ahora con nosotros, dándome el permiso para vivir esa otra experiencia donde es el hombre quien va a “cazar”, era algo que en ninguna de las películas que me pudiera haber hecho antes me lo hubiera imaginado.

Lo curioso es que surgía desde un lugar muy diferente en mí. No tenía rechazo por ser lo convencional. No tenía expectativas de que fuera de una determinada forma. Simplemente surgió como algo nuevo y así lo estoy viviendo…

Plano emocional

Y con todo esto, sentía que a pesar de estar embarazada y con un bebé pequeño (etapa en que las emociones suelen ir como un péndulo y a toda velocidad), me sentía más o menos estable. Mucha auto-observación fue lo que más me llevé de estos primeros meses del año con estas nuevas vivencias.

Y entonces, llegó el momento de decir adiós

A los tres meses fuimos todos al médico a hacerme la primera ecografía. Sin expectativas ni inclinaciones de que fuera niña o niño, sin dudas de nada, allá fuimos.

Y por no esperarme nada, pues tampoco me imaginé la noticia que me dio el médico mientras miraba al monitor: El feto tiene grandes deformaciones. Parece grave y puede tener más problemas de los que ahora se ven.

Algunas lágrimas salieron de mis ojos, mientras “él” me decía al oído que no confundiera al Ser con la Forma.

Al otro día tenía que volver a repetirme la ecografía y decidir si queríamos continuar con la gestación o detenerla.

Mi alma lo vio muy claro. Me sentía tranquila, segura, con total confianza de que ese Ser había hecho ya su GRAN SERVICIO al que había venido. Y ya se iba. Así lo había elegido, él, que había dibujado su cuerpo físico de esa forma para que nos diéramos cuenta de que su función no era nacer, sino vivir y que viviéramos la experiencia que habíamos vivido.

Así lo siento, lo vivo. Mi alma lo tenía claro y mi personalidad lo acogió con algunas dudas, llegándose a plantear si esto era un invento de mi mente para justificarme o para no sentirme culpable por la decisión. Pero hubo poca fricción. La personalidad cedió rápido, también al sentir que su misión en la vida no era dedicarse a un ser que sería inevitablemente dependiente al 100%.

La gran confianza en lo que ES

Entonces con gran confianza en lo que ES y con mucha paz, fui, una semana después a hacerme un legrado, mientras sentía que ya el Ser no estaba, que ya se había despedido y que dentro solo quedaba el feto que también nos decía adiós.

Muchos fueron los que me preguntaron si realmente me sentía así de confiada y agradecida con este momento tan difícil de “decir adiós”, si no era que no estaba mirando suficientemente dentro. Yo misma me lo llegué a preguntar. Pero yo sé que he venido (que hemos venido todos) a conocernos a nosotros mismos y crecer. Así que no me iba a permitir dejar pasar esa oportunidad para mirar hacia dentro. No me quería ocultar nada y como me dijo una amiga, si en algún momento tiene que salir algo, saldrá.

¿El sufrimiento de decir adiós?

Buda decía que el sufrimiento es opcional.

Mi vida ha cambiado mucho en estos últimos 3 meses y no puedo más que sentir Amor y Agradecimiento. Todos los movimientos internos y externos que trajo este Ser han permanecido y algunos han seguido profundizando más y más… ¿Cómo puedo sufrir por algo que solo me ha traído Conciencia a mi vida y oportunidad  de recordar quién soy?

¿Cómo lo vives tú?

Me gustaría saber qué sientes al leerme. Que te muestres. Que me digas, observando antes de dónde vienen tus pensamientos (si de tus condicionamientos y creencias o de tu ser), lo que realmente sientes tú.

También me gustaría saber si has vivido alguna despedida y que nos cuentes si has sufrido o no, cómo la has llevado y cómo te sientes ahora, mirando hacia atrás.

Un abrazo muy grande, corazón,

Namaste

Naylín

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.
  • Elena
    Elena dice:

    Me conmueve mucho escuchar la voz de tu corazón, Naylín, y no puedo más que sentir un profundo agradecimiento hacia tu Ser por ser una persona tan bella, llena de luz, amor y generosidad. Nunca dejes de brillar. Deseo de todo corazón que la vida te siga llenando de bendiciones y abundancia (y aclaro: abundancia material, pues en lo espiritual no careces de nada). Muchas bendiciones en tu camino. Un abrazo muy muy fuerte.

  • silvia
    silvia dice:

    Gracias por compartir esta parte tan personal de tu vida.Muchas mujeres han pasado y pasarán por momentos como el que tú has vivido. Muchas tendrán que tomar la decisión, que tú has tomado. Ha sido muy valiente y amoroso. Gracias de nuevo . Comparto contigo mi luz, hermana

  • olga
    olga dice:

    hoy me he sentado a conectarme con mis correos.Gracias Naylìn por compartir tus experiencias ,especialmente las dolorosas,a travès de las cuales me nutro para mi crecimiento personal.Un abrazo.Namaste.

  • Vir
    Vir dice:

    Algo más de un mes después de la partida de mi bebé, tengo algunas cosas claras… Vino no para quedarse, sino para hacer un servicio, un gran servicio. Aunque me cueste he podido abandonarme a la vida en algún momento, y es la primera vez que me di permiso para hacer esto
    Es bueno, conveniente y maravilloso que el padre de tu hijo te materne, porque aún estás en época de crianza. Es algo que he des-aprendido con mi compañero, siempre he sido la princesa guerrera que hacía todo, pero una persona no es capaz de todo, y menos aún cuando hay otra personita de por medio. En esa brecha es donde he tenido una de mis luchas más grandes, en la de volver a maternarme a mi misma, y a dejar que otros lo haganh acia mi.
    Y sin duda, es que la partida de ese bebé ha traído muchos cambios, que no vislumbraba, porque si bien es cierto que quería dar clase en un instituto, no lo asumí como prioridad, y ahora es la segunda, después de la primera, que es volver a ser mamá. Todos tenemos resistencias en nuestra vida, y normalmente aprendemos cuando estamos en situaciones de gran vulnerabilidad a dejarlas ir para aceptar lo que la vida nos brinda.

  • Rosa
    Rosa dice:

    Gracias Naylín por compartir tu vida. Me ha emocionado mucho tu vivencia.
    Yo me encuentro en un momento de fin de una relación de tres años y son momentos duros de llevar.
    Intento aceptar que acaba una etapa para dejar que pueda fluir otra etapa que debe empezar.
    Te mando todo mi cariño y mi mejor deseo para ti.
    Namasté.

  • Maite Galende
    Maite Galende dice:

    Hola Nallely,

    A mí me has emocionado. En este momento siento que tu experiencia que me llega a mi, en este momento de mi vida, me susurra posiblemente cositas que mi Ego no quiere escuchar.

    Tu experiencia la siento difícil o dura, pero dar espacio a las emociones, sensaciones y todo lo que haces, me indica que el Ser que somos quiere mostrarse. Jolin! mira Ramiro Calle lo que le sucedió.

    Admiro tu valentía de poner voz sobre el papel a tu aprendizaje, y sobre todo, dar luz a la inconsciencia. Ser conscientes de nuestra inconsciencia es algo maravilloso, ahí está la libertar.

    Con amor y gratitud

  • Gabriela
    Gabriela dice:

    Hola Naylin, agradecida por compartir tu vivencia de recibir y despedir un pedacito de vida, pienso que fue un aprendizaje de aceptación, a veces nos negamos y simplemente no queremos aceptar las situaciones que se nos presentan preguntándonos el porque sin darnos cuenta que debemos pensar es para que, normalmente para aprender…

  • Zaida
    Zaida dice:

    Hola Nailyn ….soy cubana como tú y he sentido en mi corazón el primer correo que me has enviado describiendo tu llegada a España…ese desasosiego lo estoy sintiendo yo también ahora…estoy buscando mi paz interior ….la necesito y he encontrado en ti ese camino que me llevará a la luz que deseo….y por otro lado he leído la perdida de tu bebé ….cosa que yo también experimente …..muy duro….si…muy duro…pero me ha encantado la forma de describir , narrar y sentir la perdida de algo tan grande…solo deseo que toda la ayuda que me das a través de tus correos y blogs me ayude en este camino que he comenzado y que lo necesito desesperadamente ….un saludo bien fuerte desde Cádiz….

  • Kenny
    Kenny dice:

    Hola hermosa!!!…. Sentí al leerte ganas de darte un abrazo… Gracias por compartir tu despedida con nosotros… Creo q mas de una paso por perdidas.❤

  • Jose
    Jose dice:

    Desde luego, aún siendo una situación difícil para cualquier persona, pienso que está bueno que cada decisión se tome en conciencia con tus creencias, el amor sigue ahí y es lo que importa.
    Un saludo. Y ser Felices

  • Eli
    Eli dice:

    Supongo que lo que tu pensaste requiere de mucho trabajo anterior, a mi me paso algo similar pero si lo sufrí, no le veo la parte buena, acabo con mis ilusiones, que podía tener de bueno, nunca lo encontré…

  • Adriana Roldan
    Adriana Roldan dice:

    Te agradezco halla compartido conmigo tu experiencia.-
    Sabes que hace unos meses me senti aterrada, estaba pasando por una separacion con el que era mi pareja y en ese momento estabamos intentandolo nuevamente por mi hija de 2 años, pero todo estaba aún muy flojo o sea nada firme,
    Cuando me entere que estaba embarazada mil cosas pasaron por mi cabeza, habia dicho que no iba a apresurar nada en nuestra relacion pero esto lo cambiaba todo.
    Me senti morir, senti culpa senti hasta odio asia mi por pensar en que no queria tener ese bebe y que no estaba preparada para repetir toda una etapa que es muy importante como para repetirla sin ganas de hacerlo. Me obligaba a sentir amor por ese ser que venia pero solo sentia dolor, confucion etc.
    Me plantie la posibilidad de sacarmelo pero sabia que lo que mi cabeza creia que resolveria todo mi corazon no lo aguantaría sentia que la vida me obligaba a hacer algo que no quería pero sabia que solo era nuestra responsabilidad.
    Luego de tanto dolor resolvi encomendarme a Dios o al universo o a la luz como yo lo o la llamo y deje que suceda lo que tuviera que suceder para que mi cabeza dezcansara y fortalecer mi alma.
    En las semanas siguientes tuve una perdida yo no habia ni empezado con los controles, en la emergencia me atendieron y porsupuesto me mandaron una ecografia, la cual nos revelo que solo había saco y no bebe, o que este era muy pequeño.
    Recuerdo que pense… el estaba pero se fue porque sintio que no era bienvenido y me dolio mas el alma que el cuerpo. Tuve esa noche un aborto natural y mi vientre quedo nuevamente limpio.
    Cuando regrese a mi casa me puse a pensar cuando nos entreamos mi pareja dijo es para unirnos y desaparecio por lo que ese no era su objetivo sino el de decirme que no estaba preparada para volver con él y tener una familia, para volver a todo de lo que yo había salido alguna vez porque no me hacia bien y comprendi que “la Luz me dio una nueva oportunidad”
    Si nuestro regreso hubiera sido muy desiado si en verada amaba a ese hombre y quería reconstruir algo con él la noticia hubiera sido ermosa pero no lo fue asi que tome esa pensamiento y me separe nuevamente con la serteza de que hubo alguien o algo que me guio a hacer lo correcto. Ese ser existio aunque me dijeron que no habia bebe el provoco en mi mente y en mi cuerpo cosas que solo yo senti eso era algo que yo debía vivir era un mensaje para mi y todos los días agradezco la segunda oportunidad.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook