Decisiones certeras y límites sanos

Ahora que estás en casa, puede que se generen más momentos intensos producto de compartir mucho más tiempo con la/s persona/s con la que estés viviendo, si estás acompañada/o.

Hoy quiero comenzar proponiéndote un ejercicio de autoobservación y para ello te dejo unas preguntas para que te las hagas, en el momento que así lo sientas:

  1. ¿Cuál es el propósito de tu relación con esa persona con la que te relacionas de forma cercana?
  2. ¿Tenéis un propósito en común?
  3. ¿Tienes una relación íntima contigo misma/o? ¿Tienes un espacio para mostrarte tal y como eres, o estás mucho tiempo defendiéndote de un posible ataque?

Las respuestas a estas preguntas te pueden servir de ayuda para tener más claridad en cuanto a la responsabilidad de tu vida y a las decisiones certeras que puedes tomar, empezando siempre desde ti.

Así que aquí tienes el podcast de hoy: Decisiones Certeras y límites sanos.

En mi caso, observando mi vida, me di cuenta de que en mi infancia no tuve las herramientas necesarias para aprender a poner límites, y por lo tanto se me han ido repitiendo muchas
situaciones difíciles donde la solución podía haber sido justo esa: ponerlos.

Cuando vi que esto se iba repitiendo, decidir observarlo con mayor atención, lo veía como una gran oportunidad de conocerme.

Entonces… ¿Qué hago con ese miedo a no querer ver que lo que toca en ese momento es poner un límite? En esos momentos he decidido actuar, imaginando las posibles situaciones que podían pasar si tomaba un camino o si tomaba otro; teniendo muy en cuenta de que eran sólo posibilidades creadas desde mi mente y observando lo que venía desde el ego, y limitándolo también para que no me ponga tantas barreras a la hora de hacer un cambio grande en mi vida.

También me es muy útil abrirme a la posibilidad de encontrar una solución en la que todos salgamos satisfechos. Aunque el automático me diga que para que uno gane el otro tiene que perder… Pero las nuevas experiencias me dicen que sí hay una solución ganadora para todos.

Te invito también a reflexionar sobre qué quieres tu ahora. Esta sería como la pregunta 0, antes de las 3 preguntas del principio. Desde esa claridad te será mucho más fácil darte cuenta cuáles son los límites sanos para ponerte a ti y a los demás.

La consecuencia derivada de esto es que puedo andar con paso seguro dentro de los límites marcados, me puedo relajar y lo que hago le pongo más consciencia y por lo tanto, más valor y profundidad. Y desde ahí, conocerme mucho mejor… Y ver como puedo ir extendiendo o variando esos límites. Porque no son «para toda la vida». Son tan actualizables como actualizable es también mi mente.

¿Cómo vas tú con el tema de los límites y las relaciones?

Namaste, corazón.
Naylín

Recibe gratis  la guía para Practicar Yoga en Casa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este blog utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. OK | Más información
ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba