Hay que tener valor y ganas para mirar hacia dentro

Mirar hacia dentro no es algo que en principio agrade. Toda la mierda, toda la sombra que hay dentro no quieres verla. Así que prefieres seguir realizando tu combate fuera. Queriendo incluso ayudar a los demás, con tal de no tener que quedarte contigo. Y está perfecto.