¿Se puede practicar yoga y vivir con abundancia?

CompartirShare on Facebook17

 

Te comparto este artículo escrito por Nitza Gómez, mi madre y amiga, compañera en el viaje de la vida. Ella cuenta una historia donde yo también soy protagonista, pero vista desde sus ojos… Me ha parecido tan interesante su forma de vivirlo que le he animado a que compartiera su experiencia. Además, el libro del que aquí se habla ha sido de mucha utilidad para mí: Vivir con abundancia. Confío en que para ti también lo sea.
Un abrazo muy grande,
Namaste
Naylín

A Sergio Fernández lo conocí sin conocerlo hace unos 8 años. De hecho, lo menos que deseaba en ese momento era tenerlo frente a mí y eso se debía a un motivo de tamaño mayor: él era “el responsable” de que mi hija y quien era entonces su pareja comenzaran a pensar en dejar sus muy bien remunerados empleos para dedicarse a “vivir sin jefe”. Algo tan loco, inaudito y poco práctico, que las familias de ambos pusimos el grito en el cielo. Excepto ellos dos, por supuesto.

Vivir con abundancia

Sergio Fernández

Pasados unos años, lejos del Madrid donde tan desahogadamente vivíamos, comenzaron los dolores de cabeza… para todos, menos para ellos dos. Ya no se encontraban bajo las órdenes de ningún superior, y tampoco tenían un salario mensual. El haber cambiado el céntrico apartamento madrileño por un piso en la comunidad valenciana les estaba ahorrando dinero, indudablemente, pero el renunciar a la entrada fija que tenían para comenzar aquel descabellado proyecto, estaba consumiendo los ahorros.

Pero nada importaba porque, bajo la égida de aquel “loco transgresor” llamado Sergio Fernández, tanto ella como él vivían a tope, entusiasmados, llenos de energía, de sueños, de esperanzas… mientras que la angustiada familia de cada cual no hacía más que preguntarse adónde iría a parar aquella aventura.

Pasaron los años y sucedieron cosas importantísimas en las vidas de todos. Si eres asiduo, seguidor o conoces de oídas Yogaesmas.com, sabrás a qué buen puerto pudo llegar aquella nave. Es más: ese no ha sido el único puerto. También Soluciones4web (el proyecto con el que ha continuado Daniel y que colabora estrechamente con Yogaesmas) puede erguirse victorioso. Esto es una prueba de que, pensando, sintiendo, soñando y practicando la abundancia, se puede vivir de una manera distinta, donde cada tarea que se acomete nos da felicidad, donde cada día trae enormes sorpresas y multitud de congratulaciones.

Y antes de seguir, me gustaría hacerte un comentario. Si crees que la abundancia no tiene nada que ver con el yoga, te invito a leer el artículo hasta el final para que veas que sí hay mucha relación entre esta ancestral práctica y lo que Sergio Fernández transmite en este libro.

Vivir sin jefe: Vivir sin miedo: Vivir con abundancia

Hay personas que, ya sea porque vienen marcadas por el karma o la suerte, logran tener una existencia equilibrada, se les ve felices, satisfechas y plenas. Todo el tiempo suelen dar la impresión de saber lo que quieren, cómo conseguirlo, y jamás perder la cordura, la armonía ni el sueño. Es como si no necesitaran más guías que ellos mismos, como si no conocieran el miedo y como si la vida fuera un jardín donde siempre encuentran absolutamente todo lo que necesitan.

También hay personas que a ojos vistas marchan en el bando opuesto. No importa cuánto hagan, cuánto sacrificio pongan en lo que ejecutan, cuánto potencial humano y material coloquen en lo que anhelan: nunca llegan a ninguna parte. O si llegan, no es precisamente adonde habían pretendido cuando iniciaron el camino, habiendo ya dejado media vida en el intento.

¿En cuál de los dos bandos te encuentras tú, ahora mismo? ¿En cuál de los dos te gustaría estar? Desconozco tu respuesta a mi primera pregunta. Pero sí que estoy segura de lo que vas a contestar a la segunda. ¡Por supuesto que quieres una existencia en la que no carezcas de nada! Una en que al despertar por las mañanas sientas un enorme deseo de sonreír y de dar gracias porque tienes todo lo que necesitas. En que vayas a la cama por la noche con el mismo sentimiento de gratitud, porque cada segundo del día lo llenaste de más y más abundancia. Entonces, ¿qué hacer para no continuar padeciendo, viendo cómo se te pasa la vida sin lograr ni uno solo de tus objetivos?

Eso lo sabe muy bien Sergio Fernández. El mismo que animó a Naylín y a Daniel a “despedir” a sus respectivos jefes y hacerse cargo ellos mismos de la nave de sus vidas. El Sergio que también les insufló la motivación para erradicar para siempre los temores y que más tarde les “contó al oído” cómo vivir en la abundancia.

A estas alturas del partido, ya sabrás que yo también le estoy muy agradecida a Sergio ya que, por carambola, me he sentido muy beneficiada. Aunque Sergio no sepa todavía y quizás nunca se entere de quién soy yo. Ya no vivo la vida a través de la experiencia de los otros, sino que me he trazado mis propios objetivos.

El paso a paso de la Abundancia y la Prosperidad. 10 Leyes y 30 Claves Prácticas

Vivir con abundancia

No conozco una sola persona a la que no le apetezca tener una vida más abundante, ayudar a otros a abrirse paso, financiar proyectos propios o ajenos, hacer obras de caridad, compartir sin escasez con amigos, familiares, compañeros de trabajo… Y es doloroso cómo, en un universo tan abundante, unos puedan tener mientras que a otros no les queda más remedio que desear tener.

Si te ocurre que estás en una situación precaria, o que no cuentas con aquello que deseas, es porque no has aprendido a ver la película correctamente. No conoces el guión, no sabes montar la cinta, ignoras cuál es el comienzo y dónde terminará. Pero la buena noticia es que hay de todo para todos. Se trata apenas de ajustar un poco la percepción y el rumbo, conocer el guión, saber qué papel te toca desempeñar y cómo tienes que interpretarlo, y hasta podrás pasar tú mismo la película sabiendo perfectamente en qué punto comienza la historia y cuál será el resultado final. Y lo mejor de lo mejor: lo disfrutarás todo tan plenamente que estarás maravillado de tu éxito.

“Vivir con abundancia” nos enseña primeramente eso: que en este universo nuestro están dadas todas las condiciones para que cada uno se abastezca de lo que necesita sin carecer de nada. De hecho, Sergio va más allá, asegurándonos que ya somos abundantes. Y cuando te adentres en la lectura de lo que el autor nos propone, te darás perfecta cuenta de que es así. Pero experimentarlo depende de varios factores como, por ejemplo, saber si vives dentro de la energía del miedo o dentro de la energía del amor. Ello te hablará a las claras de si disfrutas de carencias o de abundancias. Porque ambas crean, y según cuál de los dos caminos tomes, serán los resultados que obtengas.

Nitza Gómez

Aquí estoy yo, leyendo las últimas páginas del libro, antes de escribir este artículo.

El libro de Sergio está concebido para que cualquiera se lo beba de un tirón. Además de los pasos importantes que propone, las sugerencias de métodos que incita a seguir, las bien avenidas historias, anécdotas y leyendas que menciona, los ejemplos prácticos que muestra, las frases muy a propósito a las que recurre y las preguntas que va dejando caer en la mente del lector son un contundente mazazo contra la inacción. Te pongo un ejemplo: “Si tuvieras todo el dinero del mundo para ti y para tus seres queridos, ¿a qué te dedicarías?”. “¿Qué harías si tuvieras el 100 por 100 de seguridad de que tu proyecto para ser abundante  tendrá éxito?

Puede que la posibilidad de verte nadando en euros sea el motor impulsor de echar mano al libro de Sergio Fernández. Pero por experiencia propia te digo que saldrás sumamente enriquecido de otras cosas al terminar la lectura, pues “Vivir con abundancia” NO tiene que ver sólo con ganar dinero. El dinero existe, y tiene una energía, y necesitamos de él (todavía) para comprar ropa, calzado, alimentos… pero no es ni mucho menos lo máximo que la verdadera abundancia puede depararnos.

¿Se puede practicar yoga y vivir con abundancia?

Si le pones atención, verás que la abundancia es un estado mental, igual que la gratitud. Te puedes sentir abundante y agradecido independientemente de tu situación externa. Para resumírtelo en una sola palabra: SÍ.

Y te lo quiero comentar usando de referencia los Yamas y los Niyamas, pues juegan un rol fundamental en la comprensión de este asunto. Los Yamas tienen que ver con el respeto, nuestra relación con los otros, la comprensión de que somos parte de un gran todo y que lo que nos afecta personalmente, de hecho afecta a toda la vida. Los Niyamas nos hablan acerca del respeto hacia nuestra propia persona y el valor de mantener un equilibrio mental y una armonía personal apropiados.

Quiero comentarte aquí cómo desde el punto de vista del yoga se puede vivir en abundancia. Con otras palabras, esto también lo expone Sergio en su libro.

Aparigraha, no acaparar ni acumular bienes materiales en exceso

Dentro de los 5 Yamas está Aparigraha, que se traduce como no acaparar ni acumular bienes materiales en exceso y poder sentir desde nuestro interior que estamos completamente desapegados de ellos.

Soy yo quien posee las cosas, ellas no me poseen a mí. Compartir desde el corazón lo que se tiene no solo con la familia o los amigos sino hasta con desconocidos, hace que siempre tengamos lo necesario para vivir, e impide que cualquier cantidad de riqueza que poseamos se convierta en un pesado lastre que cargar. La avaricia y el apego a las cosas materiales son síntomas de la ilusión básica en la que vivimos a veces como seres humanos.

Si no necesitamos nada, o muy poco, tendremos esa sensación de abundancia total, y todo lo que llegue a nosotros será como un gran regalo. ¿Lo has experimentado antes?

Santosha, contentamiento con la realidad

Santosha  es un Niyama que proclama a la perfección uno de los objetivos básicos del yoga, o sea, el estado de serenidad mental y de contentamiento. Es la facultad de sentirse a gusto con lo que se posee.

Vivir  sin rebeldía y sin resignación, desde esa energía inmensa de aceptar lo que tenemos, hace que cada acontecimiento de nuestra vida nos aparezca como lo que es: un espejo donde vernos reflejados, una oportunidad para aprender, lo mismo si se trata de algo doloroso o reconfortante. Ese aceptar es fluir con la vida. Aceptar que tenemos deseos por algo material no es lo mismo que abandonarse a ellos irracionalmente. Aceptar el deseo te hace reconocer en ti mismo todo lo que ello implica: sus mecanismos, cómo surge, de dónde proviene y cuáles son sus consecuencias inmediatas. Negar o reprimir el deseo o entregarse por completo a la búsqueda de cosas materiales, del placer, o de lo que se trate, son dos manifestaciones de la incomprensión del mecanismo del deseo y conllevan solo a más dolor. El deseo puede ser vivido con pasión en el momento en el que existe, eso es lo sano. Lo perjudicial es la permanente búsqueda de  ello, una esclavitud de la que solo nos puede liberar el estar aquí y ahora, absolutamente despiertos, sin esfuerzos, reconociendo y dando gracias por la abundancia que tenemos, pues la verdadera fuente de todos los recursos que necesitamos es inagotable.

Si poco a poco comenzamos a desarrollar una conciencia de abundancia, empezaremos a darnos cuenta de cuál es el significado y el propósito de nuestras vidas, y la abundancia estará asomando su rostro para todos en cualquier sitio en que miremos.

La Conciencia de Respirar Abundancia

Al practicar Pranayama o Técnicas de respiración, o simplemente al llenar conscientemente de aire tus pulmones, te das cuenta de que estás siendo bendecido con el don más preciado: el de la propia existencia. No se te pide nada a cambio, y en cambio, se te da todo lo que necesitas, desde que naces hasta que dejas de existir físicamente. Reconocerlo y agradecerlo forman parte imprescindible de un proceso que te hará “Vivir con Abundancia”. Al cambiar tu estado mental, te sentirás lo que ya eres: un ser abundante. Brinda lo que debes dar a cambio: gratitud, y quizás el próximo libro acerca del tema que nos ha ocupado, lo escribas tú.

Aquí te dejo el enlace al libro de Sergio Fernández, y mi invitación a que lo leas:

Vivir con Abundancia
Un abrazo,
Nitza

CompartirShare on Facebook17

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook