Guía Práctica Para Vivir el Momento Presente

CompartirShare on Facebook25

La vida es aquello que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes.
John Lennon

El título del artículo no es una afirmación… Es una suposición. Suele pasar, aunque no nos demos cuenta que se nos va la mente del momento presente… Quizás no tan al extremo, pero es posible que algo de lo que te cuente aquí te suceda en tu día a día:

X, una amiga y madre de un bebé de unos meses, me decía ayer que llegaba al final del día, en muchas ocasiones, y aunque su hijo había estado todo el tiempo con ella, realmente ella “no había estado con él”. Haciendo cosas en cada momento, incluso jugando con él, pero con su mente en otro sitio.

También me llegó un correo de Y, que me decía que tenía mucho trabajo y no podía dejar de pensar en ello. Incluso en casa, con su familia, los pensamientos del proyecto en el que estaba iban y venían una y otra vez y no le permitían disfrutar de esa otra parte de su vida.

Y por otra parte, Z, una chica que participó en una de las Conferencias en Directo que estoy ofreciendo, me comentaba que se sentía frustrada. Que llevaba una vida muy acelerada y que al llegar la noche se daba cuenta (a veces, ¡porque otra veces ni eso!) de que se había pasado el tiempo pensando en lo que hizo o en lo que va a hacer. No había estado en el presente ni una vez.

¿Ves lo que tienen en común X, Y y Z? ¿Sientes similitud en lo que pasa hoy en tu vida?

Cuando la mente no está en el momento presente

Las historias anteriores son consecuencia de que la mente se va del presente. De que nos da miedo lo que pueda pasar o que el resultado de lo que hicimos se nos venga encima. Gastamos energía sin cesar en Pensamientos Innecesarios.

Disfrutando del presente, despacito, suave, suavecito

El segundo de los Yoga Sutras de Patanjali dice que el Yoga consiste en suprimir la actividad de la mente.
Mi sensación personal no es “poner la mente en blanco“, sino dejar de reaccionar ante lo que sucede. Te pongo un ejemplo personal para poder explicarme mejor.

El 15 de mayo de 2017 nació Adi, mi hijo, y había planificado tenerlo en casa. Lo habíamos preparado todo con una matrona que se dedica a asistir a mujeres en casa desde hace muchos años. Pero cuando rompí aguas, salieron muy sucias, el bebé se había hecho caca dentro. Ya tenía casi 42 semanas y la matrona me dijo que fuéramos al hospital, era la mejor alternativa. No se me vino abajo el mundo en ese momento. No. Simplemente cogimos la bolsa que teníamos preparada por si eso pasaba y nos fuimos al hospital. Tampoco le di vueltas en la mente cuando me dijeron que no dilataba y que tenía que ponerme oxitocina, a pesar de que en mi plan de parto dije que quería que fuera lo más natural posible. Ni siquiera cuando me dijeron que lo mejor era la epidural. Y mi mente no se llenó de pensamientos negativos cuando me dijeron que ya había pasado mucho tiempo y que tenían que hacerme cesárea, que el niño era muy grande, que no se encajaba, que las aguas estaban sucias hacía muchas horas y que seguía sin dilatar lo suficiente. Con una gran sonrisa fui a la sala de operación porque aceptaba cada circunstancia tal y como fue sucediendo, sin pensar, sin llenar la mente. El bebé estaba a punto de nacer y eso me hacía feliz, ya para mí era suficiente.

Si hubiera reaccionado en cada momento, rechazando lo que ocurría, el parto hubiera sido un sufrimiento total. Pero sin pensarlo siquiera, puse en práctica toda la teoría que me sabía y abracé cada momento tal y como fue. Mi mente no luchaba, estaba en paz a pesar de las circunstancias.

“Todo es siempre propicio para la persona satisfecha, esté donde esté, tal y como la persona que lleva zapatos está a salvo de espinas y guijarros.”
Bhagavata Purana

Siento que si reaccionamos, si juzgamos la situación, se producen más y más pensamientos, casi siempre negativos. Si nos dedicamos a vivir lo que se nos presente, a observar cómo nos vamos sintiendo, el Ser brilla con pureza y actuamos con certeza, con claridad, transparencia y amor.

¿Realmente eres capaz de vivir tu vida?

“Quien está atento está vivo; quien es negligente es como si ya estuviera muerto.”
Dhammapada

¿Qué tiene que ver mi experiencia en el parto con la conciencia en el día a día? Quise ponerte un caso extremo para poder explicarlo mejor. Pero eso llevado a cada instante del presente, viene siendo lo mismo. Si logras que tu mente esté tan enfocada en lo que estás haciendo en cada momento, al final del día tendrás la sensación de haber vivido realmente, de haber “estado ahí”, en tu vida. Trabajando, conversando, fregando los platos, cocinando, con tu familia, contigo mismo… Y la diferencia es tan grande, que engancha 🙂

Te comparto un escrito del monje budista Thich Nhat Hanh, que explica de forma sencilla la esencia de mi artículo de hoy:

Fregando los platos para fregar los platos

“En Estados Unidos tengo un amigo íntimo llamado Jim Forest. El invierno pasado vino a visitarme. Yo siempre friego los platos después de cenar, antes de sentarme a tomar un té con cualquier persona. Una noche me preguntó Jim si podía fregar él, le dije: “Hazlo, pero si vas a fregar los platos debes saber cómo hacerlo”. Jim contestó: “Vamos, Thay, ¿crees que no sé cómo fregar los platos?”. Le respondí: “Hay dos formas de fregar los platos. La primera es fregar para tener los platos limpios y la segunda es fregar los platos para fregar los platos”. Jim estaba encantado y dijo: “Elijo la segunda forma: fregar los platos para fregar los platos”. Desde entonces Jim supo cómo había que fregar los platos, y le transferí la “responsabilidad” durante una semana. Después hizo una enorme propaganda acerca del fregar los platos para fregar los platos e incluso publicó la frase en varios periódicos. En casa lo mencionó tantas veces que un día Laura le dijo: “Si realmente te gusta tanto fregar los platos para fregar platos, hay un armario lleno de platos limpios en la cocina, ¿por qué no vas y los friegas?

Según el Sutra de la Atención Mental, mientras se friegan los platos uno debe estar solamente fregando los platos, lo cual quiere decir que mientras se hace eso uno debe estar completamente atento al hecho de que está fregando. A primera vista puede parecer un poco tonto: ¿Por qué poner tanta preocupación en algo tan simple? Pero ese es precisamente el asunto. El hecho de que yo este aquí lavando las tazas es una realidad maravillosa. Estoy siendo totalmente yo mismo, siguiendo mi respiración, consciente de mi presencia y presente de mis pensamientos y acciones. No hay forma de ser zarandeado estúpidamente de aquí para allá por las olas. La conciencia no puede ser dispersada como la espuma en la cresta de las olas cuando se estrellan contra el acantilado.

Si mientras lavamos los platos, solamente estamos pensando en la taza de té que nos aguarda o en cualquier otra cosa que pertenezca al futuro, o nos estamos apresurando para quitarnos los platos de encima como si fuera alguna molestia, entonces no estamos “fregando los platos para fregar los platos”, y lo que es más, no estamos vivos durante el tiempo en que tardamos en hacerlo. De hecho, somos completamente incapaces de apreciar el milagro de la vida mientras permanezcamos ante la pila. Si no podemos fregar los platos, todas las oportunidades serán de que tampoco podremos disfrutar nuestra taza de té; mientras nos la bebemos estaremos pensando en otras cosas, apenas despiertos al hecho de la taza de té que tenemos ante las manos. De ese modo estaremos absortos en el futuro y lo que significa realmente es que seremos incapaces de vivir un solo momento de nuestra vida.”

Thich Nhat Hanh
Tomado de “Cómo vivir el milagro de vivir despiertos”.

Cómo VIVIR cada momento

Con lo que te he compartido hasta aquí, ya vas teniendo más consciencia de cómo estar presente en tu día a día . Pero entiendo, porque yo también lo he vivido, que puede resultar difícil de llevar a la acción. Que la mente se va. Que hay que aprovechar cada momento, así que cómo voy a dejar de planificar lo que voy a hacer después, ahora que estoy fregando los platos…

Pues… con paciencia… despacito… suave, suavecito… Y con mucha voluntad, eso sí.

En mi caso “la varita mágica” ha sido la meditación diaria. Ese momento de sentarme y de poder estar conmigo misma, de ser consciente de qué hay en mi mente, de abrazarlo y dejarlo ir. Y yo soy como tú, no hay nada que nos diferencie. Es cuestión de voluntad, de sentir que ese es el camino y de recorrerlo, a pesar de los pesares.

El yoga es el arte de estudiar la mente. Nos ofrece herramientas para comprender cómo funciona y para serenar tanto movimiento, conduciéndonos a un silencio profundo y consciente.

“Danos visión clara, mente equilibrada, fe, devoción y sabiduría.”
Swami Sivananda – Fragmento de la Oración Universal

Un ejercicio de meditación para ti, ahora

Y para seguir aterrizando aún más tanta teoría, aquí te dejo un ejercicio de meditación extraído del libro de Ramiro Calle “Guía Práctica de Meditación“. Ya no tienes excusas. Simplemente hazlo.

Contemplación de los espacios en blanco
Del mismo modo en que al hablar hay pausas entre las palabras y espacios entre ellas cuando se escribe, así se dan fugaces intervalos al pensar, por muy agolpadamente que se haga. En este ejercicio debes observar con mucha atención el escenario mental y tratar de percibir los espacios en blanco o de vacío entre los pensamientos, captando todo lo posible dichos espacios y prolongándolos, para así ir acallando paso a paso el contenido mental y mantenerse en un estado de calma profunda. Con práctica suficiente, los pensamientos irán quedando inhibidos y la mente se tornará mucho menos ruidosa y más confortable.

“Le preguntaron a un mentor espiritual:
– ¿Cuáles han sido tus maestros hasta que realizaste tu ser interior?
– Todos tenían el mismo nombre-
– ¿El mismo nombre? – le preguntaron intrigados.
– Sí – afirmó – se llamaban “atención”.

8 Posturas de Yoga para ir más despacio

Para concluir, te comparto 8 posturas de yoga que puedes realizar de forma consciente, despacito, suave, suavecito, para que disfrutes del momento presente en su totalidad y de los beneficios de calma y bienestar que te da esta secuencia.

Vive el momento presente con estas posturas

Puedes ver más detalles de esta secuencia en este artículo: 8 Posturas de yoga para reducir la ansiedad

Próximo paso

Ya tienes las herramientas, ¡ahora te toca ponerlas en práctica!
Me encantaría que me dejaras un comentario con tu experiencia.

Un abrazo muy grande, corazón,
Namaste
Naylín

CompartirShare on Facebook25

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.

  • Rosa
    Rosa dice:

    Es un placer leer tus reflexiones y todo el material que compartes.
    Siempre espero con ganas tus correos y los disfruto cantodad. Hasta siempre.

  • Carlos
    Carlos dice:

    De lo más provechoso que he leído en tu blog. Mil gracias y mis mejores deseos.

  • Liliana
    Liliana dice:

    Bueno yo nunca pero nunca tengo tiempo, ni en el pasado tuve, ni tendre en el futuro y mucho menos en el presente, es una sensacion terrible te miras al espejo y vez un cuerpo, pero de su alma de su ser ya nada queda. es un cuerpo al servicio del resto (los hijos, el marido, los padres, la oficina), a veces son las 12 de la noche y por un instante reviso lo q hice en el dia y basicamente no hice nada para mi beneficio personal, algun gusto, alguna actividad unicamente para mi. y es muy doloroso ver esta situacion dias tras dia, mes tras mes, a veces tambien tengo momentos en que alguna foto de anos atras se me cruza y veo la “gran” diferencia de mi aspecto fisico, evidentemente reflejo de mi salud espiritual y hoy no es el mejor. tambien sufro mucho al encontrarme con personas q conocieron otra etapa de mmi vida y me preguntan por mis antiguos proyectos, sufro al no saber explicar exactamente porque quedaron en el olvido. Sufro con estas y otras situaciones y por ello he dejado mi cuerpo desmedido y sin control no veo fotos, no frecuento a nadie y no lucho por tener tiempo. Gracias Naylin leo cada semana tu blog, es fascinante me recuerda muchas cosas y lastimosamente para mi me recuerda diariamente como me perdi del camino. Un dia “quizas” pueda aplicar estos conocimiento q con tanto carino nos explicas.

  • Ismary
    Ismary dice:

    Excelente artículo Naylin, muchas gracias

  • beatriz escobar
    beatriz escobar dice:

    hola me encanta tu blog soy de Venezuela..recientemente me indico mi medico que estoy sufriendo de arritmias cardíacas debido al estrés y la ansiad ..como puedes ayudarme … no se que hacer… solo se que la meditación es buena…no dispongo cerca de mi casa un sitio en el que se practique yoga y meditación….
    como puedo hacerlo yo desde mi casa si soy principiante… gracias y bendiciones … espero tu respuesta

    • Ismary
      Ismary dice:

      Beatriz en que parte de Venezuela estás ? Podría orientarte ya q también soy de Venezuela pero no estoy viviendo allá, conozco algunos centros en Maracaibo, Cabimas, Barquisimeto, Caracas y en Oriente

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook