¡Gracias, rubia! Entrevista a Víctor M., un yogui de corazón inmenso

En el Congreso de Yoga en Valencia a principios de 2014 vi ¿por primera vez? a Víctor. Yo disfrutaba de mi karma yoga en el stand de Sivananda y lo veía pasar de un lado a otro con su cámara en la mano y su sonrisa en ese lugar donde van las sonrisas más profundas, en el corazón. No dejaba de preguntarme que de dónde lo conocía y hasta hoy es una pregunta sin respuesta. Fue unos días después cuando la vida, que siempre une, hizo que nuestros caminos se cruzaran. O diciéndolo con menos poesía y más realidad, Víctor directamente me escribió para invitarme al próximo Congreso en el 2015. A partir de ahí surgió una amistad virtual que me ha inspirado en mi viaje. Y si mi intuición no me falla, seguramente te será de inspiración en el tuyo. Es por eso que me animé a hacerle esta entrevista, para que puedas ver el yoga desde un punto de vista menos “clásico” pero igual de profundo, a través de los ojos de este “yogui de corazón inmenso”.

Ommmmmm
Ommmmmm

1- ¿Cómo sucedió tu primer encuentro con el yoga?

A través de un libro de Ramiro Calle, “El faquir” Yo practicaba budismo tibetano y desconocía todo del yoga. Vi a una mujer hacer el saludo al sol en una playa y le pregunté sobre el yoga y se sorprendió de que yo, siendo seguidor de la doctrina budista, desconociera de que sus raíces se hundían en los ascetismos yóguicos. Me recomendó que leyera a Ramiro, como experto del tema y desde entonces no he abandonado ese camino

2- ¿Qué hubiera sido de ti, sin el yoga en tu vida?

De entrada no tendría el placer de responder a tus sagaces preguntas. Probablemente ya hubiera muerto por un infarto de miocardio, después de una noche con todo tipo de excesos, con sobrepeso y, sin duda, infeliz y tirano.

3- Quien escucha hablar de yoga por primera vez tiende a confundirse ante las definiciones que le son nuevas. ¿Puedes aclarar brevemente los conceptos de mente, ego, fuerza de voluntad, “cuerpo espiritual” y cuál es la relación de estos entre sí?

Mente: El gran misterio. La dominante, la esclavista. Somos dueños de ella pero a su vez es nuestra dueña, pues es autónoma a nosotros. Quién la admira es masoquista.

Ego: Algo grande que nos empequeñece. El mío me encanta, intento que no sea así. A veces pierdo en este pulso. Otras la vida lo pone en su sitio y digo: ahora se quién manda.

Fuerza de voluntad: La que no tengo ante una mirada cargada de misterio y de promesas, la sonrisa de un anciano o cuando un bebé me rodea un dedo con su mano.

4- ¿De qué forma contribuye el esfuerzo físico al sosiego? ¿Cómo conjugas el dolor con ahimsa (no violencia)?

Bueno, el ejercicio físico intenso no es ahimsa pues a veces la tensión generada provoca dolor, efectivamente. Pero el dolor no es malo, además de ser inevitable. El sufrimiento, el culto al dolor es lo que es nocivo.

Químicamente hablando las encefalinas, hormonas de la felicidad, se producen con el sexo, la danza o los ejercicios físicos no competitivos, como pueda ser una sadhana de hatha yoga, es decir, son vasos comunicantes, no vías. Algunos ascetismos yóguicos (tapas) son de una gran vehemencia y con grandes signos de autoviolencia. En el Tantra se estudia que esto no es malo, sino más bien una catarsis que conduce de lo mundano a lo espiritual. Del signo a más allá del signo. La linea recta es un camino más fácil que el sinuoso, pero no permite la transformación.

5- Muchas personas llegan al yoga buscando bienestar físico, músculos, eliminar enfermedades, bajar de peso… sin interesarse en lo mas mínimo por el sosiego. ¿Cómo haces que estas personas encajen en tus clases?

Pues encajan muy bien porque a mí en particular lo que me importa es que practiquen yoga, no su porqué. Mucha gente critica que haya yoga en los gimnasios. A mí me encanta porque aunque quede poco de lo que realmente es, al menos su semilla ha caído en una tierra en la que confío, termine germinando. Esa es la labor del profesor que se encuentre frente a alguien que quiere estar divina o porque el ginecólogo le ha recomendado yoga al quedarse embarazada. El lugar y el motivo es irrelevante. Sólo la esencia es lo verdadero.

6- ¿Qué actitud mental aconsejas durante las clases de yoga? ¿Qué es exactamente lo que hay que observar?

Yo practico hatha. Pido que el practicante escuche a su cuerpo, observe su rendición o sus anillos de tensión y que poco a poco, vaya soltando lastre (mente) hasta alcanzar ese maravilloso oasis que es el vacío.

7- ¿Crees que centrarse en los resultados es útil? ¿Qué hacer para vivir el yoga sin expectativas?

El resultado llega, tarde o temprano e ignorarlo es fútil. Hay que celebrarlo. También el ego tiene su aspecto positivo. Te sirve para rendir cuentas. De nuevo el problema es el culto. Quedarme en el avance es quedarme anclado, impedir nuevos avances o llegar a un punto de ruptura por querer subir el siguiente peldaño sin etapas. Es importante llegar a la cima pero sino se llega hay que disfrutar del paisaje

8- Háblanos de tu concepto de “Impulso”: ¿Cuál es la diferencia entre gobernar las pasiones y reprimirlas?

Buda decía que no hay ningún incendio como la pasión. Le preguntas a un converso. Al principio de entrar en el yoga me convencí y convencieron de que el camino era ayuno, falta de sueño, contención sexual y muchas represiones que, sin duda, es una vía de santidad para héroes y que ha demostrado su eficacia en esos grandes maestros que han cincelado con su ardor ascético nuestra filosofía. Pero ahora te voy a hablar de un ratón y no de un león, es decir, de mí: Soy pasional, me enfado con facilidad, me encanta una buena copa de vino en una compañía que siempre creo inolvidable, la ópera me hace saltar las lágrimas, no entiendo un día sin chocolate y siempre que puedo bailo, aunque lo hago muy mal.

Me gusta andar descalzo y contemplar la paz que ofrece el yoga como remanso a lo que no puedo o quiero reprimir, porque sería un escaparate de mi credo, un farsante, un comediante. Observar como asciende el humo de una hoguera y poco a poco como las ascuas dejan de crepitar es relajante, pero antes tiene que encenderse el fuego.

El yoga me sirve para observar mis pasiones, reírme de ellas y evitar que se desborden, pero no que no me salpiquen.

9- ¿Te consideras un yogui, en tus palabras “un muerto viviente”? ¿De qué forma vives el yoga en lo cotidiano?

No, para nada. No he conocido muchos yoguis. Soy el que soy y no aspiro a serlo. El yoga para mí es una herramienta que me enseñó a aceptarme, a ser consciente de los impulsos y a redirigir los nocivos. Gracias al yoga soy feliz en abundancia y en carencia, hasta el punto que soy consciente de que el valor de una onza de oro y de un puñado de arena es el mismo. Gracias al yoga nunca me encuentro solo. Gracias al yoga se vivir en compañía; que cada instante es precioso; que la sonrisa y el abrazo ha de ser sincero; que besar es un hecho, por mucho que se repita, que no puede ser mecánico; que tu uno es mi uno pero que es magnifico que seamos dos.

10- ¿Cuáles son los beneficios generales que tiene el yoga?

Que te provee de un corazón inmenso y que te enseña que la felicidad es posible.

11- ¿Muchas personas tienen dudas sobre qué tipo de yoga practicar, qué linaje seguir, tú qué crees?

Aconsejo que experimenten. Que durante un tiempo sean el mono que salta de rama en rama hasta que encuentren en una el fruto más apetitoso, el que necesiten, ya sea recitando mantras, vertiendo leche sobre la imagen de un Gurú o sudando la gota gorda con un ashtangi.

Finalmente el yoga es una interpretación personal y hay un yoga por cada practicante. Una escuela o linaje no puede ser una fábrica de clones.

12- ¿Qué le dirías a una persona que nunca ha escuchado hablar del yoga, para animarla a la práctica? ¿Qué consejo tienes para quién comienza, por cualquier razón que lo haya traído a este camino?

Que observe a su alrededor y si encuentra una carencia, acuda al yoga. Y sino la encuentra que me permita recordarle un consejo que lleva dando vueltas treinta y cinco siglos: Todo es impermanente, sólo la pérdida es segura.

13- ¿Qué hacer para llevar el yoga a más personas? ¿Cuál es la mejor forma de seguir aprendiendo y aportando a la vez?

¿Sinceramente? Que Madonna continúe practicando yoga trae más gente a esta disciplina que todos los ríos de tinta que se han vertido sobre sus beneficios. Así que gracias, rubia.

madonna-yogaesmas

Respecto a la manera de aprender y aportar, hay tres vías: la práctica, la práctica y la práctica.

_____**_____

Gracias infinitas a Víctor. Gracias a ti por tu presencia en este camino de autoconocimiento y paz.
Un abrazo de luz,
Namaste
Naylín

CompartirShare on Facebook20Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Camino Directo Hacia Tu Felicidad. Yoga Para Principiantes.

¿Por qué practicar yoga? ¿Cómo comenzar la práctica del yoga? ¿Cómo hacer yoga en casa? Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS este excelente libro electrónico de Yoga Para Principiantes: “Camino directo hacia tu felicidad interior”. Además, te enviaré un correo cada lunes donde te hablaré de yoga, de técnicas para aliviar el estrés que funcionan, te conatré mi experiencia con la práctica del yoga dentro y fuera de la esterilla y de daré consejos para que conectes con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.
  • lsabel
    lsabel dice:

    Muchas gracias Naylin eres especial, transmites mucha paz .

  • marynes
    marynes dice:

    GRACIAS NAYLIN POR ESTAS SORPRESA DE LOS LUNES UN REMANSO DE FRESCURA PARA COMENZAR LA SEMANA.GRACIAS VICTOR!!!

  • rosemary
    rosemary dice:

    Muy bueno el mensaje desmistificado de Víctor,lo que viene muy bien para mucha gente,para que más personas se acerquen al yoga,muchas gracias

  • nelida
    nelida dice:

    Muy buena entrevista… palabras sabias. Gracias por compartir tus mail . Que el DIOS de la vida y nuestra Madre tierra te bendigan siempre. Namaste

  • MARIA LAURA GONZALEZ
    MARIA LAURA GONZALEZ dice:

    Me encanto la entrevista, que manera tan sencilla de decir las cosas y que verdades, mil gracias por compartir, me gustan muchos tus mail y me han servido de mucho, gracias de nuevo

  • dora consuelo garcia bustos
    dora consuelo garcia bustos dice:

    Que rico esta entrevista lo entusiasma a uno a hacer yoga, de hecho quiero y aun no me he decidido no he dado ese gran paso..pero quiero hacerlo me parece increible.

  • Fabiana
    Fabiana dice:

    Muy buena la entrevista.Gracias x compartirlo.Yo empeze yoga el año pasado y no lo voy a dejar Dios mediante.Me encuentro con mi cuerpo y lo manejo y mi mente se distiende.Estoy c estrés y menopausia y necesitaba de esta disciplina valiosísima

  • un yogui en Cuatro Caminos

    Una entrevista muy interesante por el aire fresco y desenfadado con el que Victor habla de yoga.
    Para mí el problema del yoga en este momento es la tergiversación y la suplantación que ha sufrido por la moda. Las famosas hacen yoga y hasta el perro hace yoga.
    Victor lo resuelve con un clásico argumento: “que hablen de mí aunque sea mal”, o sea, que lo llamen yoga aunque sea otra cosa, de ese modo llega a la gente.
    Yo antes pensaba como Victor: el yoga sabe dar a cada uno lo que busca, no es necesario llegar a convertirse en un yogui.
    Ahora he cambiado. Me duele y me enfurece el falseamiento y manipulación del yoga en favor de la moda propiciada por los famosos, del consumo basado en el culto al cuerpo y de la falsa felicidad fundada en llaves maestras y soluciones mágicas que nos llevan en volandas hasta el cielo con una sonrisa bobalicona.
    El yoga puede ser muchas cosas, es verdad. Pero siempre tendrá que ver con estoicismo, libertad interior, intimidad con uno mismo y silencio.
    Un falso Picasso nunca podrá ser un Picasso. Además le quita legitimidad y hondura al verdadero.

  • Santi
    Santi dice:

    Que buena entrevista. Que buen camino a seguir, cada día agradezco mas a mi yo interior por darme a conocer un gran camino como lo es este.

  • Liane
    Liane dice:

    Me encanta esta entrevista, aún mi camino no se ha cruzado con el yoga pero algún día lo hará.
    Gracias!

  • Olivia
    Olivia dice:

    Gracias por la entrevista Naylín, me ha encantado la manera que tiene Victor de transmitir el Yoga, más acorde a esta época en la que vivimos, que en ocasiones a las rimbombantes palabras de los grandes maestros, que nos queda un poquito más lejos en el tiempo.
    Por otro lado, agradecerte tu constante presencia a través de tus correos y el cariño que transmites con ellos.
    Para mí el Yoga es mi medicina…no lo practico diariamente pero sí con frecuencia. Es un “cambia vidas” y coincido con Victor en lo que dice en la entrevista: da igual los motivos por los que la gente se acerque al Yoga. Yo lo hice por curiosidad y se ha convertido en mi refugio, en mi momento para estar conmigo misma, mi excusa perfecta, y mi curiosidad sigue en aumento, disfrutando del camino, avanzando poco a poco. Siempre lo recomiendo a cualquier persona que me cuenta cualquier problema (desde dolores físicos, hasta emocionales, estrés o un desengaño amoroso). El Yoga es de todos, para todo.
    Un beso Naylín.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.