¿Vemos la misma película? Otra perspectiva del sufrimiento

CompartirShare on Facebook
Facebook
0
¿le agregamos sufrimiento al dolor?

Hoy quiero darte este vídeo de regalo y agradecerte si fuiste de los que respondió la encuesta que hice hace un tiempo, pues me ha dado pie a crear este artículo para ti sobre el sufrimiento y cómo gestionarlo.

¿Has escuchado la frase de Buda que dice: el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional? Aquí quiero hacerte algunos incisos porque realmente siento que nos puede pasar, principalmente cuando tenemos estrés relacionado con el trabajo, con las relaciones de pareja o con la familia, o incluso por la pérdida de  algún ser querido.

Las dificultades pueden ser en cualquiera de nuestros ámbitos en la vida y quiero darte otro punto de vista, así como un pequeño ejercicio para que lo tengas en cuenta y puedas ver la vida desde otra forma, que te puede proporcionar una visión más global y un poco de relajación en lo que estás viviendo ahora.

¿Sabes que tenemos una limitada percepción de las cosas? O sea, solo vemos una pequeña parte de la realidad.

Los ciegos y el elefante

Hay una historia de unos ciegos que fueron a conocer a un elefante y cada uno tocó una parte diferente del animal.

Al final se reunieron todos y el maestro que los había llevado les preguntó:

-¿Cómo es el elefante?

Uno de los ciegos contestó:

-Bueno, el elefante es largo como si fuera una serpiente o como una cuerda muy larga- porque había tocado la parte de la trompa.

Otro de los ciegos dijo:

-¡No, qué va! El elefante es fino y como si fuera una manta-porque había tocado una oreja.

Y el otro:

-¡No! ¿pero quién dice? Si el elefante es como una sólida columna-porque había tocado una de las patas.

¡Eso mismo nos pasa a nosotros en nuestra vida!

Estamos viendo una parte de la película. No somos capaces todavía de ver el todo. Y eso me encantaría que lo tuvieras en cuenta cuando tienes sobre todo una situación difícil con una persona, y que seas capaz de comprender que tú estás viendo una parte de la realidad, pero esa persona posiblemente esté viendo otro ángulo diferente.

¿Te ha pasado que vas a ver una película con alguien y que cada uno se lleva una impresión completamente diferente? Según lo que estés viviendo en ese momento o lo que hayas vivido en tu infancia, en tu vida, puedes salir de la película riendo (por ejemplo), mientras que tu acompañante, en dependencia también de su vida, puede salir llorando porque le tocó algo muy profundo.

Lo mismo pasa en una clase de yoga. Puedes salir como en una nube, después de haber disfrutado de una práctica consciente y amorosa y otra persona puede sentirse muy mal porque forzó su cuerpo y ahora apenas se puede mover.

Es la misma clase de yoga, es la misma película en el cine. Es la misma vida. Pero cada uno la vive y la ve según sus gafas. Y a esto no se le puede llamar realidad.

¿Te sientes víctima de las circunstancias? Puede que estés agregando sufrimiento con tus pensamientos.

Lo que decía Buda de no agregarle sufrimiento al dolor que ya tienes, es no producir con la mente pensamientos sobre las cosas que han sucedido. Intentar, con esa sabiduría que hay en ti,  darte cuenta que tenemos una visión limitada, que no tienes toda la razón, si no que ves tu parte de la película. No seguir con la mente diciéndote cosas y haciéndote víctima de la situación, sino aceptando las cosas tal y como son.

Eso, por una parte. Y por la otra, tener la sensación de que esa limitada percepción que tenemos nos está quitando la posibilidad de ver las grandes posibilidades que se nos abren cuando algo difícil nos ocurre en nuestra vida.

Imagínate que has perdido el trabajo. Yo he pasado por eso. Fue hace muchos años, cuando llegué a España, estuve trabajando en un banco y por situaciones de la vida me despidieron.

Imagínate, yo sola en España, lo difícil que pudo haber sido para mí ese momento porque no era consciente, no tenía las herramientas que tengo ahora. No me di cuenta (hasta que pasó) de las grandísimas posibilidades que se me abrieron en ese momento.

Entonces empecé a crear: hice mi primera página web por mí misma, un proyecto propio que tenía con el que era mi pareja  en ese momento, y la verdad es que fue increíble el beneficio que me dio. Ya después encontré otro trabajo y seguí con ese proyecto en paralelo, pero fue un paso súper importante en mi vida que no pude ver en ese momento. Sin embargo, ahora me doy cuenta cada vez más rápido.

Cuando tenemos una situación difícil, alguna circunstancia en nuestra vida que en el momento no sepamos bien para qué nos está sucediendo, podemos echar mano de esa certeza de que hay algo muy grande, un aprendizaje, o una cantidad infinita de posibilidades que nos pueden suceder a partir de esa circunstancia.

Tarea para ti, ahora

El ejercicio que te quiero dejar para que puedas hacer es que te abstraigas un poquito de este momento presente, de esta situación y que la puedas ver de una perspectiva mucho más grande.

Que puedas ver en tu vida el pasado, el presente e incluso visualizar el futuro en una línea más grande de tiempo y te des cuenta de que a lo mejor lo que está sucediendo en tu vida es algo muy pequeñito. A veces estamos tan sumergidos en el problema que no nos damos cuenta de que no es tan grande, que nos estamos ahogando en un vaso de agua. Se nos olvida, como decía Buda, que todo cambia, que estamos en constante cambio en cada momento.

Y eso de mirar desde lo alto y ver el todo en su conjunto, nos alivia, nos da esa sensación de ligereza, de saber que todo, en su justo momento, va cambiando, va pasando.

Tuve una alumna que tenía tatuada en el brazo la frase: “Esto también pasará”. No tienes que tatuártelo, pero saberlo te hará poder conectar con la sensación de que estás pasando ahora por una circunstancia determinada y que tienes dos formas de vivirla:

– como posibilidad de cambio, de transformación para bien,

– o como un caos total,

Está en ti esa posibilidad de elegir cómo vivir esa circunstancia difícil en tu vida.

Te invito a hacer el ejercicio, volver a mirar el vídeo o leer este escrito y ver en qué lugar te quieres poner, cómo quieres vivir esa experiencia que estás pasando ahora y recordar que todo cambia. “Lo bueno” también cambia, pasa, igual que “lo malo”. No hay nada permanente.

La impermanencia es algo que está presente en cada momento. Hay células en nuestro cuerpo que se renuevan cada día. Entonces, si todo está en constante cambio, ¿qué mejor que poder ser flexibles al cambio y disfrutar de ese proceso de transformación?

Un abrazo bien grande, corazón,

Namaste

Naylín

CompartirShare on Facebook
Facebook
0

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.

No hay Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook