Santosha, la paz en la tormenta.

Hoy te traigo un artículo de Néstor, mi hermano mayor, donde cuenta su experiencia no solo con el contentamiento o Santosha, uno de los principios del yoga sino también con la ira y la relación entre ellos.

soha 640

Cuando me senté a compartir contigo hoy, pensé en escribir sobre Santosha, el “gozo por nada” del que habla también Patanjali. Es lo que sucede cuando uno ve la realidad y la acepta, sin juzgar ni condenar, sin pretender cambiarla desde la memoria. Ese ver sin una dirección predeterminada es la clave de Santosha, la satisfacción.

Pensando en todo esto, me senté en silencio delante del ordenador a escuchar lo que mi interior quería expresar. Por unos minutos, solo hubo paz. Luego, lentamente comenzó a mostrarse algo hasta que, de repente… Menuda sorpresa: me invadió una ira tan radical, tan profunda, que sentí dolor en varias partes de mi cuerpo. La causa de la ira – qué más da. Lo cierto es que me estuvo calcinando durante un buen momento.
Cómo puede ser… ¿a dónde se fue Santosha? ¿Cómo es posible que en medio de una paz tan profunda, tan real, emerjan sentimientos tan fuertes? Esta vez fue la ira, pero ya otras veces me ha sucedido que emerge el deseo, o la tristeza…

Esta pregunta me surgía antes a menudo. ¿Cómo podría hablar de felicidad y paz, cómo puedo hablar a otros sobre Yoga si hay tanta rabia dentro de mí? ¿Seré acaso el último de los hipócritas? Juzgándome así, mi frustración crecía hasta hacerse desesperante, insoportablemente dolorosa. Entonces, y solo entonces, sucedía el milagro: abandonar el esfuerzo por comprender, por dominar o controlar a la ira; en ese instante surge la paz.

Recuerdo la primera vez que me sucedió: en pleno ataque de celos (mi pobre novia de entonces creería que me había vuelto loco) me daba golpes en la cabeza contra la pared. En un momento mágico, recordé e hice el intento de observar la ira dentro de mi, sin reprimirla, pero sin expresarla. Observarla como a algo hermoso que está sucediendo, sin pretender dominarla. Se disolvió! Quedé desconcertado: uno quiere tener algo que agarrar para poder moldearlo, para cambiarlo, para “mejorar”, para lamentarse: “Por qué soy así…?” Pero no había nada en ese momento: la rabia se había disuelto.

Hoy, cuando surge la ira, me abandono absolutamente a ella. He aprendido que no se trata de lidiar con “los demás, los culpables”. Se trata de ver la rabia en el momento en que surge y, sin pretender controlarla, sin reprimirla ni expresarla, dejarla ser. Para esto se requiere una capacidad desacostumbrada de vigilia, de atención. Todo sucede muy rápido y, si se descuida, cuando uno viene a ver ya está descargando la ira encima de otros, provocando su reacción que lógicamente será también de agresividad, un círculo vicioso que suele acabar en pelea. Abandonarse absolutamente a la rabia, o a la tristeza, al miedo o al deseo, significa ser/estar con lo que sucede en ese momento, sin juzgar, sin nombrar, sin querer cambiarlo. Observar con toda la intensidad y sin esfuerzo lo que sucede dentro y fuera, al mismo tiempo. En este ver, el “Yo” se disuelve, la rabia explota unos segundos, y la paz reina.

Entonces hay espacio para comprender.

CompartirShare on Facebook153Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Camino Directo Hacia Tu Felicidad. Yoga Para Principiantes.

¿Por qué practicar yoga? ¿Cómo comenzar la práctica del yoga? ¿Cómo hacer yoga en casa? Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS este excelente libro electrónico de Yoga Para Principiantes: “Camino directo hacia tu felicidad interior”. Además, te enviaré un correo cada lunes donde te hablaré de yoga, de técnicas para aliviar el estrés que funcionan, te conatré mi experiencia con la práctica del yoga dentro y fuera de la esterilla y de daré consejos para que conectes con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

  • Ramon Guevara
    Ramon Guevara dice:

    Es dificil al tratar de contener algunas manifestaciones negativas de nuestra mente , me parece que al internar los momentos desenfrenados de nuestra vida se podra reflexionar de estas vivencias y orientarla hacia la paz interna,recibiendo tu experiencia es una gran ayuda gracias

  • SONIA
    SONIA dice:

    Graciasss… Bendiciones infinitas

  • Anónimo
    Anónimo dice:

    Gracias Naylin por compartir esta experiencia,de tu hermano,s In duda lo recordaré cuando llegue el momento Un abrazo …Namaste

    Sylvia

  • Constanza
    Constanza dice:

    Me encantó el artículo de tu hermano, apenas ahora terminé de leerlo completo pareciera haber sido escrito para mí por la forma en la que se expresa sobre la ira sólo que yo aún estoy en ese proceso difícil y complicado de saber controlarla, gracias mil a los dos.

  • Juan Bautista Pedraza Duarte
    Juan Bautista Pedraza Duarte dice:

    Naylin. Tus articulos siempre tan oportunos. LLegan cuando, precisamente, uno los esta necesitando. Son como un balsamo o un oasis. Aca en Colombia decimos “como anillo al dedo”. Me apropio e interiorizo, para mi beneficio, la parte que enseña: ” ABANDONAR EL ESFUERZO POR COMPRENDER, POR DOMINAR LA IRA: EN ESE INSTANTE SURGE LA PAZ”. Me queda claro que lo puedo practicar frente al cualquier otro sentimiento negativo. Gracias, muchas gracias, muchas gracias……..Disculpa. GRACIAS, tambien, a tu hermano!

  • monica
    monica dice:

    Naylin, te agradezco muchísimo tus artículos, toda la información que me proporcionas.La generosidad que tenes con todos los que te seguimos de compartir en forma gratuita tus conocimientos. Miles de gracias y que lo mas puro del universo siempre este contigo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.