¿Qué es el pensamiento consciente? ¿Cómo alcanzarlo?

Más allá del sufrir está el vivir. Pero no podremos acceder al disfrute de ese vivir si somos permanentes esclavos de nuestra mente, que una y otra vez nos lleva a recordar, padecer, desear, querer y creer necesitar.

Pensamiento consciente

Hace unos días sorprendí a mi mente cantando el himno nacional de mi país. De verdad que me dio gracia y tuve que reírme en medio de la calle.  Total, no son más locos los que hablan o ríen en voz alta, que los que se la pasan rememorando acciones fallidas, penas, dolores, o cualquier tipo de asunto que los absorbe todo el tiempo. Pasamos de un punto mental a otro con tanta facilidad, que no nos damos cuenta de cómo nos agotamos a nosotros mismos.

Sin embargo, podemos desarrollar la capacidad de ponerle un “stop” a este diabólico mecanismo del pensar, en el sentido del daño que nos hace el pensamiento negativo, inconsciente. Y todo pensamiento es negativo si nos lleva al dolor de revivir algo del pasado que no tenemos, o algo del futuro que queremos alcanzar. Porque pasado y futuro son ilusión, son tiempo acumulado hacia atrás o hacia adelante y en él se encierra el sufrimiento, la nostalgia por lo que fue o la desazón por lo que vendrá, la lucha por volver a tener o vivir algo lejano en el tiempo. El olvido del momento presente que es lo único que existe, lo verdaderamente real, la vida que es ahora.

pensamiento-consciente
Pensamiento consciente. Vive el AHORA.

¿Cómo lograr el pensamiento consciente?

La fórmula es bien sencilla y sólo requiere un alto nivel de presencia. Cada vez que nuestra mente se vaya al pasado o al futuro, debemos traerla amablemente al presente, ya sea dándonos cuenta de la temperatura ambiente, el olor y el color de las cosas que nos rodean, la atención a las acciones que estamos realizando, el modo en que estamos respirando, el ritmo de nuestro corazón latiendo, la música o los sonidos que estamos escuchando, etc.

Y no le tengas miedo a tus pensamientos, solamente hazle saber a tu mente que tú eres y estás totalmente consciente de sus engañosas artimañas para hacerte caer en la trampa, y que no caerás. Habrás vencido sobre ella cada vez que seas consciente de tus pensamientos y logres traer tu atención al presente. Tu victoria no consiste en no pensar, sino en hacer que tus pensamientos no te causen dolor al estar enfocados en el tiempo irreal del pasado y el futuro.

AHORA tienes todo lo que necesitas. Cada experiencia de tu situación de vida actual te trae el crecimiento y la bondad de lo nuevo, no te aferres al pasado con su carga de condicionamiento. No vivas para el futuro que será siempre incierto y que solo tendrá lugar en otro momento del ahora.

Cuando tocas una cacerola hirviendo evitas inmediatamente ese contacto. Tu mano y todo tu ser  lo rechazan fuertemente. No te quedas soportando inútilmente ese dolor. Pues en el orden psicológico, puedes y debes hacer lo mismo con todo lo que te cause pena en la vida. Vive tu momento actual siendo consciente de todo lo que te rodea, de todo tu ser, de la energía que palpita dentro y alrededor de ti.

Enfoca tu pensamiento en el segundo que vives, sé dueño de tu mente, llénala de pensamiento consciente que es el que traerá la felicidad del existir, ese regalo tan preciado y que sin embargo no sabemos valorar y disfrutar a plenitud, porque nos dejamos arrastrar por la inconsciencia.

El pensamiento es la reacción que tiene tu mente a la experiencia acumulada, vivida. Podemos enseñar a la mente que hay otro camino, miles, millones, tantos como seamos capaces de no “pensar”. Una mente centrada en sí misma, en lo que produce, es capaz de conocerse, trascenderse y experimentar lo desconocido, que se encuentra en lo no experimentado y que por tanto está fuera del campo del pensamiento, que es memoria, que es trasfondo, que es conocimiento, que es continuidad, que es proyección de uno mismo.

Ponle freno a ese sufrir, a esa irrealidad. El atardecer de ayer, y el de mañana, no serán más plenos y más bellos que el de hoy, porque ayer pasó y mañana no sé si vendrá, porque la vida no es mañana ni ayer, la vida es hoy y ahora. Eso es pensamiento consciente.

¿Cuál es tu experiencia con vivir el Ahora? ¿Eres consciente de cada cosa que haces, o muchas de las cosas las haces por rutina, sin pensar en lo que estás haciendo?

Te dejo un ejercicio para que lo pruebes: mañana cuando te levantes, sé consciente de cuál pie pones primero en el piso. Es sencillo, solo trata de recordarlo, y déjame un comentario con tu experiencia.

Namaste
Nitza

CompartirShare on Facebook259

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

  • Liz
    Liz dice:

    Mis pensamientos pasados, presente y futuros me torturan… estoy tratando de vivir el presente, pero mi gran duda es; si solo existe el ahora ¿cuándo se planea el futuro? ¿cuándo se prevé lo que podría ocurrir si actuamos de tal o cual manera? Cuando era muy joven, solo vivía el momento… ante algunas advertencias de pensar en el futuro siempre contestaba: Cuando eso pase veré lo que hago… ¿Qué es lo correcto?

    • Nitza
      Nitza dice:

      Amiga: Creo que ni los maestros más elevados han podido, han querido o han pretendido obviar el futuro. Es imposible sustraernos a eso que será el hipotético “mañana” que, cuando llegue, no será más que otro hoy, distinto a todo lo que hemos experimentado en los “ayeres” anteriores.
      Pero te invito a ir más allá de las palabras, pues como dijo el Maestro, la palabra no es la cosa. Y se trata de que aprendas por ti misma a conocer y conquistar las riendas de tu vida, utilizando las herramientas con que tú misma puedes liberarte de lo que te atormenta.

      Como te ocurre a ti, en una parte de mí se planean y se proyectan cosas futuras. Pienso en algún deseo que en este ahora no he podido realizar, en alcanzar una meta, un propósito de trabajo, de realización familiar, espiritual, pero…PERO, no centro mi vida en eso. Doy los pasos que ahora debo dar para alcanzar ese fin, pero no permito que ese objetivo sea el eje que mueve mis pensamientos y actitudes.

      Yo, querida amiga, aprendí dándome trastazos, o lo que es lo mismo, por mi propia experiencia, que no puedo esperar a mañana para ser feliz, ese mañana cuando se supone que alcance esa meta, ese objetivo, esa cosa, ese trabajo, ese viaje, esa persona. Y es que cada día trae en sí mismo toda la felicidad o la infelicidad que decidamos para esas preciadas y preciosas 24 horas físicas. Las del reloj, quiero decir.

      Generalmente, yo, tengo en mi mente, posada allí por un misterio que no me interesa desvelar, alguna canción. Como generalmente estoy alerta a lo que mi mente está pensando, suelo darme cuenta de lo que mi mente está tarareando, y si no me gusta la melodía, la cambio, conscientemente, por otra más alegre, más optimista, más amorosa, o como yo decida. Y si no es una canción la que se roba el escenario mental y es por ejemplo un pensamiento negativo, igualmente lo desalojo con prisa y lo sustituyo por otro positivo, altruista, optimista, feliz. ¡No le doy permiso a mi mente para que piense lo que le de la gana, y mucho menos permito que lo haga con ideas o pensamientos que lejos de hacerme feliz, me roban la felicidad!.

      Te invito a que tomes las riendas de tu mente, que es decir de tu vida. Darte cuenta de lo que estás pensando es hacerte presente y eso es practicar yoga. Aprovecha este mensaje que el universo te da a través de esta amiga que espera serte útil, lo cual me da mucha felicidad.

      Un abrazo, Nitza.

  • socorro favela
    socorro favela dice:

    soy una persona que cuando quiero emprender algo luego se me quitn las ganas como que me apago me gusta mucho la yoga la meditacion he subido mucho de peso me siento deprimida por no poder lograr una continuidad de propocitos como ya dije la yoga la relajacion y la meditacionque tengo que hacer para poder lograr mis objetivos

    • Naylín Núñez

      ¡Muy buenas Socorro!
      Es un placer y un honor poder aconsejarte.
      Lo primero que te recomiendo es que te fijes un objetivo. ¿Quieres adelgazar? ¿Quieres sentirte con energía todo el día? ¿Quieres sentirte relajada y feliz? Escribe todos los objetivos que tengas y déjalos en un lugar visible de tu casa. Esto te ayudará a cuando te sientas desmotivada para hacer algo, saber el por qué es que lo estás haciendo.
      Una vez que lo tengas todo plasmado, entonces crea un plan de tareas diarias para lograr tus metas. Cuando tengas las tareas pensadas, intenta disfrutar el camino, sin pensar más en el resultado.
      Realmente creo que el yoga puede ayudarte a alcanzar todos estos objetivos. Decide qué tiempo tienes para dedicarle, y créate el hábito de estar ese tiempo muy consciente, viviendo el ahora, centrada en tu práctica.
      También es importante que cuides tu alimentación. Te dejo un enlace a un libro que a mi y a mi marido nos ayudó mucho a adelgazar (él adelgazó 20 kilos y yo 10 kilos). Da click aquí para ver el libro La antidieta.
      Piensa en las cosas que te hacen feliz Socorro, e intenta no depender de nadie para realizarlas. Salir a dar un paseo, observar todo lo que te rodea. Pensar en las cosas que amas y agradecer por ello. Estoy segura de que eso también te dará motivación y felicidad en tu vida.
      Un gran abrazo para ti,
      Namaste

      Naylín

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook