La anatomía del yoga

CompartirShare on Facebook120

Hoy te traigo un artículo sobre la anatomía del yoga y por qué es útil conocerla. Mi Ángel Pascual, como cariñosamente le digo, lo ha escrito con amor para toda la familia de Yogaesmas. (Un secretito: todos los vídeos de mi Curso de Yoga Para Principiantes y los que tengo en Youtube en esta serie, son filmados por él, pues además de profesor de yoga es experto en imagen y sonido, de la materia y del corazón).


El yoga visto desde la ciencia

Una de las grandes aportaciones que Occidente ha hecho al yoga es, sin duda, el análisis científico de éste. Desde diferentes ramas de la medicina hay estudios más que suficientes que muestran los grandes beneficios derivados de su práctica. Así pues, no es de extrañar que se hayan estudiado rigurosamente las implicaciones anatómicas que conlleva.

¿Qué nos puede aportar el conocimiento de la anatomía del yoga?

En primer lugar, nos va a permitir crear el mapa de los lugares del cuerpo por donde vamos transitando en nuestro particular viaje de exploración a través de las asanas, la meditación, la respiración.
Ese mapa anatómico nos muestra que el sistema óseo humano lo conforman unos 206 huesos conectados entre sí por cartílagos, tendones, ligamentos y músculos. Es el encargado de impulsarnos mecánicamente, contando obviamente con la asistencia de los sistemas muscular, articular y nervioso. Dado que la anatomía humana es tan extensa, vamos a centrarnos sobre aquellos aspectos que parecen más relevantes para la práctica del yoga, con el riesgo que dicha reducción supone.

Cuerpo adentro: anatomía del yoga

En el esqueleto axial, una estructura que permite que el eje del cuerpo esté alineado, se encuentran la columna vertebral, la caja torácica y el cráneo, que ofrecen soporte, estabilidad y protección a los órganos internos. La columna o espina dorsal se compone de 7 vértebras cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares, 5 vértebras fusionadas en el sacro y 4 del coxis.

Dentro del esqueleto apendicular conviene destacar la pelvis, formada igualmente por 3 huesos fusionados. Su importancia es vital, ya que da soporte mecánico a los órganos del abdomen, siendo la base de la alineación postural. Algo de vital importancia dentro de la práctica del yoga.

En el sistema óseo, las articulaciones o uniones de varias piezas óseas dotan de movimiento al esqueleto y son de gran importancia en relación al yoga. Cada articulación tiene un determinado grado de congruencia, que viene dado por la facilidad del encaje entre sus superficies. A mayor congruencia más estable será la articulación. El encargado de posibilitar el deslizamiento de las superficies articulares es el cartílago, capaz de absorber una buena parte de la presión que se genera en ella. Cuando el cartílago se desgasta puede dar lugar a una patología del hueso conocida como artrosis, que provoca dolor y rigidez.

En el cuerpo tenemos unos 650 músculos. Cuando un músculo produce una determinada acción se dice que es agonista, y cuando otro genera la acción contraria, antagonista. A aquellos que realizan o cooperan para que se dé el mismo tipo de movimiento se les llama sinergistas. En cualquier caso, todos ellos están cubiertos por unas capas de tejido conectivo denominadas fascias que se dedican a trasladar los diversos movimientos.

anatomía del yoga

Imagen extraída del libro Anatomía del Yoga de Leslie Kaminoff y Amy Matthews–

Posturas y contraposturas

Algo que no conviene pasar por alto durante una sesión de yoga es la ejecución de la contrapostura una vez que se ha realizado una postura. En muchos casos esta elección viene dada por las siguientes acciones musculares:

– Contracción concéntrica: los extremos del músculo se acercan, por tanto, el músculo se acorta, el tendón se mantiene.

– Contracción excéntrica: distanciamiento de sus extremos a la vez que se hace una fuerza contraria que se opone a dicha acción. El músculo se acorta, el tendón se alarga.

– Contracción isométrica: no existe desplazamiento de los segmentos articulares. Hay una fuerza aplicada, pero la longitud del músculo no varía.

– Estiramiento balístico: esta forma de estiramiento utiliza acciones tipo salto para estirar los grupos musculares elegidos. Un ejemplo sería el saludo al sol.

– Estiramiento pasivo: implica la utilización del peso corporal, la gravedad y los grupos musculares sinérgicos/agonistas para crear un estiramiento. Al mantener estos estiramientos pasivos durante más tiempo se alarga la envoltura fascial del músculo.

– Estiramiento de facilitación neuromuscular propioceptiva, consistente en una breve contracción antes del estiramiento. Esta acción estimula una señal nerviosa hacia el músculo para que se relaje.

La anatomía y la esencia del Hatha Yoga

Es importante relacionar todos estos conceptos mencionados con la misma esencia del Hatha Yoga: Sol y Luna, tonificación/relajación, Yang/Yin expresado en términos energéticos.

Además de producir el movimiento, los músculos tienen otras muchas funciones:

– Estabilizan las articulaciones y, por ende, la postura del cuerpo.

– Realizan la conversión de la energía química en mecánica (en donde habría que incluir al prana o proceso respiratorio).

– Se encargan de darnos la información sobre el espacio que ocupamos por medio de unos sensores específicos denominados propioceptivos.

– Nos entregan una valiosa información del estado fisiológico del organismo.

– Su movilidad incrementa la circulación de la sangre y el drenaje linfático.

¿Qué beneficios tiene conocer la anatomía de tu cuerpo para la práctica de yoga?

En conclusión, es evidente que el estudio anatómico nos aporta muchas ventajas. Te menciono algunas de las más importantes:

– Poder observar mejor nuestras posibilidades y limitaciones en la ejecución de las asanas.

– Esto cobra mayor importancia si se tiene en cuenta su utilidad a la hora de evitar lesiones y optimizar los resultados.

– Nos ayuda, al mismo tiempo, a clasificar adecuadamente las diferentes posturas.

Pero, ten esto muy en cuenta: conviene no perder de vista otras cuestiones más allá del enfoque anatómico. Por ejemplo, ¿cómo te sientes al hacer yoga? La experiencia interna se refleja también en tu cuerpo. Una actitud diferente crea un dibujo muscular diferente. Nuestro organismo es un sistema cambiante y el yoga nos invita “permanentemente” a tomar conciencia de ello.

Pascual Torres Alberich

CompartirShare on Facebook120

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Pascual Torres

Sobre Pascual Torres

Profesor de yoga y quiromasajista. Trabaja en el centro Vipa Yoga, Villarreal. Puedes escribirle a su email: [email protected]

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook