¿Tienen emociones los profesores de yoga?

profesores-de-yoga
¿Eres profesor de yoga? ¿Ofreces terapias holísticas? ¿Das charlas? ¿Eres coach? ¿Te dedicas a enseñar, a ayudar, a guiar? Si tu respuesta es sí a cualquiera de estas preguntas, es posible que te haya sucedido algo como lo que le pasó a mi amiga Bea, profesora de yoga.

Ella me cuenta:

“Hace una semana tuve una discusión con el dueño de uno de los locales donde doy yoga. Me encendí un poco (:P), pero también me contuve e intenté mantener las formas. El caso es que me acusó de cómo podía ser profesora de yoga, por discutir y sulfurarme. Yo no creo que ser profesora de yoga implique no poder enfadarse, ¿no?”

Y ahí me dejó el tema, abierto a mi opinión. Un excelente tema para un artículo, pensé enseguida 🙂

Mi respuesta la enfocaré a los profesores de yoga, pero siento que le va a todas las personas que de alguna forma ofrecen su ayuda para que otras evolucionen. Te doy mi opinión y como siempre me encantaría que la enriquecieras y completaras con la tuya.

El antes y el después

Un día no tienes un título de profesor de yoga y al otro día sí lo tienes. Puede que haya pasado un mes, o quizás 5 años. Da igual. En un momento eres profesor de yoga y hacía un segundo antes no lo eras. ¿Qué ha cambiado? Ahora tienes un papel más que antes.

Corazón, lee con calma, no me malinterpretes. Para mí la formación es imprescindible. Necesitas tener conocimiento para poder transmitir esta ancestral práctica. Pero sin olvidar nunca, como reza el adagio, que el yoga es 99% práctica y 1% de teoría. Ya puedes tener las paredes inundadas de títulos que demuestren todo lo que te has formado, que si no lo llevas a la práctica, entonces, ¿de qué sirve?

Mi punto aquí es simplemente que tener un título de algo no te hace cambiar. El cambio surge con la práctica personal en el día a día. Al menos esa ha sido mi experiencia.

¿Somos perfectos los profesores de yoga?

Yo creo que la pregunta está mal enfocada y se puede responder con otra: ¿somos humanos?
Esta es como la segunda parte de la historia anterior.
Imagina ahora que eres profesor de yoga y practicas con regularidad. Los 8 principios del yoga escritos por Patanjali los tienes presentes en tu relación con los demás y contigo mismo. Eres bastante consciente de ti y de todo lo que pasa a tu alrededor. Te observas. Tu vida es un laboratorio y disfrutas de este camino de autoconocimiento. Meditas, respiras, te relajas, practicas asanas, tienes una alimentación consciente.

Pero un día se te van los estribos. No importa el por qué, ni quién tuvo “la culpa” ni las circunstancias. Un día pasa que gritas, te molestas, te pones rojo y casi lloras de rabia y de ira. ¿Vendrá Brahman a quitarte el título de profesora de yoga?

Creo que ya sabes por donde vengo. Somos humanos, nos pasa lo mismo que a todos.

Gestión de emociones

Mi experiencia me dice que mientras más practico yoga (en mi día a día, no solo dentro de la esterilla), logro encontrar mi centro con mayor facilidad.
Con el tiempo me he dado cuenta de que las circunstancias de enfado, de enojo, de tirarme de los pelos, aparecen menos. Y cuando aparecen casi siempre tengo unos segundos para respirar antes de reaccionar (son unos segundos muy valiosos).
Incluso, cuando no paso por ese tiempo de respirar y reflexionar y me dejo llevar por la emoción, entonces me doy cuenta de que pasa menos tiempo en darme cuenta de que me he desconectado. A veces me viene la risa al ver el sinsentido de ese malestar.

En otras ocasiones simplemente observo la emoción y su influencia en mi estado de ánimo. No me juzgo, simplemente acepto cómo me siento. Entonces sucede “la magia”. Al afrontar la situación, al mirarla de frente, al sacar conclusiones si veo que hay algo que tenía que aprender de ahí, la emoción se va y queda la paz.

El Karma

Dice otro adagio que como te trata una persona es su elección (su karma), y como tú reaccionas es la tuya. Es útil recordarlo en esos segundos antes de la reacción. Siento que de forma respetuosa, sabiendo poner límites y desde la amabilidad, puedo dar una respuesta con Amor y resolver el conflicto.

Te contaré algo que me sucedió el otro día. Voy a un banco en Denia para hacer una transferencia y la chica que estaba en la caja no solía hacer ese trabajo regularmente, y se veía que no estaba a gusto. Después de intentarlo un par de minutos, me dijo que viera a alguien dentro porque a ella no le salía. Cuando me tocó el turno, le comento a la persona que me atiende la situación y comienza a hacer la transferencia y parece que también le cuesta, o al menos no fluye como quisiera. Es cuando me dice: Te lo digo para que lo sepas, ¡yo estoy esperando a un cliente y si viene tengo que atenderlo!
Entonces respiré. Y con mi mayor sonrisa y después de aprovechar al máximo esos segundos antes de reaccionar, le dije que parecía como si me estuvieran haciendo un favor. Puse límites, desde la tranquilidad.
Fue mágico. Ella entendió rápidamente que era su trabajo, todo fluyó con más facilidad. Hizo la transferencia y yo me fui a casa feliz, con una historia más que mira por donde me ha sido útil 🙂

El camino

Mi conclusión es que estamos en un proceso. Cada persona que llega a nuestra vida, cada circunstancia, es un regalo para nuestra evolución. Todo es perfecto tal cual es.

Siento que es un paso muy grande el ir haciéndonos conscientes de cada situación. Con intención y plena atención en nuestros pensamientos y acciones, nuestro comportamiento cambiará de forma natural hasta estar más en el camino de lo que las personas creen que es un profesor de yoga 🙂

El yoga es un camino de autoconocimiento y de paz.

Un abrazo inmenso para ti,
Namaste
Naylín

pd: Si eres profesor de yoga te invito a ver esta Conferencia Online: “El profesor de Yoga del Siglo XXI” .

CompartirShare on Facebook233

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.
  • Anónimo
    Anónimo dice:

    Si estas vivo, si que tienes emociones; los únicos que no tienen emociones son los muertos.
    Hay que tener claro que no somos la voz de la cabeza , las emociones… Lo que llega a la cabeza no lo podemos evitar, pero si podemos decidir que hacer con lo que llega. Podemos fluir con ello, dejar que pasen a través de nuestro cuerpo, como si fuésemos transparentes.
    Por muy maestro que se sea, por mucho yoga que hagamos lo humano sigue estando ahi , lo necesitamos para seguir evolucionando , para darnos cuenta de lo que ya somos. Somos seres humanos. El Ser es lo que somos y lo humano es lo que tenemos. Si nos apegamos, si buscamos la felicidad en lo humano, lo cambiante… siempre vamos a fracasar , sentir dolor y frustración.
    Tenemos que aceptar nuestra parte humana, cuidarla, perfeccionarla porque es la herramienta que nos llevará a descubrir lo que ya somos, el Ser. El Ser y lo humano es como el cuerpo y la cabeza, no pueden funcionar uno si el otro.
    Nuestro mayor pecado es la ignorancia sobre nosotros mismos. Nos identificamos con la voz de la cabeza, y somos el testigo, el que se da cuenta.
    Por ignorancia confundimos lo que tenemos con lo que en realidad somos.

    Un fraternal abrazo

    Ángel

  • Margarita
    Margarita dice:

    En efecto, las personas tiene la tendencia a catalogar a otras,a encasillarlas, ejemplo, como es maestra de yoga jamás se molesta, como es sacerdote jamás debe tomar alcohol o fumar.

  • Marcela
    Marcela dice:

    Practico yoga desde hace un par de años…tuve q suspender la practica un año y retome este año de nuevo…me gusta el post…me recuerda a q cuando digo q hago yoga todos hacen referencia al “ommm” y suponen q es solo eso y q por practicar yoga voy a ser mas controlada en mis reacciones…probablemente si…pero tambien mas conciente del entorno, su influencia y mi aporte y de como todo tiene relación con todo…acción y reacción en continuo fluir.
    Buena energía para todos.

  • Luz Divina Trujillo
    Luz Divina Trujillo dice:

    Las emociones, su conciencia y su manejo son todo un problema de las personas, y al respecto, esta cita de Victoria Camps ayuda a pensar estos asuntos:

    Una persona con carácter o sensibilidad moral reacciona afectivamente ante las inmoralidades y la vulneración de las reglas morales básicas… Esa reacción afectiva es necesaria para orientar la conducta en contra de lo que se proclama como inaceptable e injusto. El que carece de afecciones morales es apático, no se apasiona por aquello en lo que dice creer. Nada le motiva ni le moraliza porque vive desmoralizado. Dicho de otra forma, carece de moral en el sentido de entusiasmarse por lo que merece la pena. Vive en la indiferencia porque no ha hecho suya, no ha incorporado a su manera de ser, la diferencia que existe entre el bien y el mal. En: El gobierno de las emociones, Victoria Camps, Ed. Herder.

    Sentir emociones es parte de nuestra naturaleza, el reto es aprender a tener un control de ellas…. el libro es interesante, soy profesora, y lo recomiendo. Saludos.

  • Edurne M. Aiona
    Edurne M. Aiona dice:

    Hola,
    Mi nombre es Edurne y soy escritora.
    Practico yoga desde hace ocho años, aunque desde hace dos, lo hago por mi cuenta en casa.
    Os cuento mi vivencia:
    He tenido dos profesoras de yoga y eran opuestas; una todo calma y sosiego, la otra todo erupción volcánica. Sin embargo, cuando llegaba la hora de afrontar una situación tensa, a pesar de las diferencias, jamás vi que ninguna de ellas perdiera los estribos. La más tranquila decía las cosas claras, pero como si no fuera con ella, a decir verdad, parecía más una mensajera que la propia implicada; la más fogosa se enfadaba, sí, pero parecía ser consciente de su emoción y enseguida se calmaba.
    A título personal, para mí escribir es como practicar yoga. A veces ambos mundos se yuxtaponen en mi vida y la experiencia de una visualización puede darme pie para un cuento o un poema; o a la inversa, hay veces que tras una agotadora jornada de escritura necesito unos cuantos saludos al sol y un buen rato de calma y meditación.
    Gracias Naylín, por dar pie para la reflexión.
    Namaste.

  • Fabiola
    Fabiola dice:

    Excelente, post! Y como dices, esto nos sirve a absolutamente todos, independientemente de nuestras profesiones; creo que como personas el saber reaccionar es importantísimo.
    Muchs gracias, Naylín!

  • Adriana Salas Hernández
    Adriana Salas Hernández dice:

    Hola, soy principiante de yoga y practico algunas asanas que puedo entender basándome en mis conocimientos rudimentarios de danza. Estudié arte dramático y danza es una de las materias que se llevan. El caso es que he observado que mucha gente que practica yoga, que es vegetariana y diz que muy espiritual, riegan el tepache feamente y son sumamente irascibles y hasta arbitrarios. Para mi he descubierto con lo poquito que hago que el yoga es un excelente método para observarse uno mismo. A mi me está ayudando a aceptar los cambios que presento dado que ya he entrado a la senectud, he descubierto lo emocionante que resulta descubrir y aceptar lo que puedo y lo que no puedo hacer.

  • Romina Parra
    Romina Parra dice:

    Hace casi tres años que decidí estudiar para ser profesora de Yoga, y realmente a sido todo un proceso de crecimiento constante. Mi caracter es bastante justiciero y antes reaccionaba confrontacionalmente ante una experiencia de injusticia, tanto hacia mi, pero en especial hacia los demás. He tenido que bajar mis revoluciones de carácter y aplicar cada vez más los principios de Patanjali. No es fácil, pero el mismo hache de hacer clases de Yoga en el pueblo en donde vivo, me obliga a saber comportarme y ser consecuente con lo que enseño. Pero de todas maneras es maravilloso este camino. Sin embargo hay que ser honestos con los demás y demostrarles que también somos seres humanos que estamos en proceso de crecimiento, porque a veces los alumnos piensan que una es perfecta y la verdad es que por lo menos yo todavía estoy lejos de manifestarlo, porque la verdad es que todos somos perfectos.
    Namaste

  • MARIA ELENA ARANCIBIA VALVERDE
    MARIA ELENA ARANCIBIA VALVERDE dice:

    Gracias Naylin por compartir conmigo este tema que se pone en la mesa, sí soy profesora en educación terciaria y soy científica, aunque no aún, profesora de yoga. Pienso que se relaciona con que un “hombre educado o mejor un científico, no podría comportarse de una manera indecorosa”, o también “un profesor no podria equivocarse en aquello que enseña”, del mismo modo una persona espiritual, no deja de serlo cuando x situación la saca de su centro, en resumen, uno no deja de ser una persona corriente a pesar de lo mucho que se dedique a ser mejor, un ser humano falible no solo revestido de huesos y carne, sino también con emociones y consiguientemente con posibilidad de equivocarse como cualquier otro. Ahí vendría…entonces imagino una inquietud generalizada!!…para que esforzarnos en ser mejores!!…si igual podemos caer en lo mismo que una mayoría, la respuesta a esto sería muy simple: para evitar muchas más caídas y errores, reducir el margen de error, poder llegar un mayor grado de autocontrol…cuánto? eso depende de cuánto hayamos ascendido, desde mi limitado entendimiento.

  • Jimmy Ortiz y Luna

    Muy interesante y enriquecedor el articulo , particularmente practico y enseño Yoga sin contexto religioso y puedo decir que si es evidente que la practica constante te hace mas conciente de tus prioridades en tu proceso de individuacion , lo que resulta en un cambio de actitud frente a estas situaciones .
    Jimmy

  • Elisa
    Elisa dice:

    Me ha gustado tu enfoque, creo más en ser practicante de yoga que comparte su manera de hacer que el profesorado de yoga en el que puedes pasas de puntillas.
    El llevar el yoga a tu día a día es lo que te ilumina, lo que puede servir de ejemplo a otros, me he cuestionado mi papel como profesora de yoga en familia cuando les pego el chillo de la mañana a mis hijos para no perder el bus, soy humana y desde la mirada de no juicio intento crear una atmósfera que provoque otras situaciones para otra ocasión, la Presencia es la que me está limando esos SOS de última hora, y reflexiono con mis hijos sobre las situaciones que se crean, la Presencia en la Emoción que se presenta es lo que me proporciona el aprendizaje de las situaciones.
    Un abrazo Naylin y enhorabuena por estas reflexiones que plasmas en el mundo virtual.

    Elisa

  • Narayana
    Narayana dice:

    Hola Naylín…
    Con permiso de Omar, quisiera hacer una reflexión sobre lo que expone…” la realidad del ser humano es la búsqueda de la perfección – no solo en yoga – psicología – religión católica – etc.- todo somos un ser imperfecto que de a poco nos perfeccionamos”
    Dejemos lo poco que aún no se ha borrado de nuestra memoria de ser niño, reflexione lo siguiente… ¿y si en realidad somos perfectos y nuestro ego interpreta que por su condición de verlo todo por separado (para lo cual está diseñado) nos está dando una lectura errónea de lo que somos?, ¿Y si para comprobar que ya somos perfectos necesitamos hacernos las preguntas prohibidas?, ¿ y que decir de los paradigmas adquiridos a lo largo de la convivencia de una sociedad nada dada a contar consigo misma…?
    Necesitamos al OBSERVADOS fuera del espacio/tiempo; necesitamos SENTIR QUE PARA SER CONSCIENTE DEL EGO ES DE NECESIDAD UN PARADIGMA MÁS ELEVADO… “”EL HOLOGRAMA MULTIDIMENSIONAL””
    Solo a través de la meditación podemos percibir al OBSERVADOR. Sólo así podremos comprender que el ego es un instrumento para comprender la cualidad de evolucionar por separado y que el observador nos brinda la oportunidad a vivir también en unicidad con…”TODOS SOMOS UNO”.
    El Yoga nos dice…
    ”El yoga es la restricción de las fluctuaciones de la conciencia (citta)”. — Yoga-Sûtra (1.2)”
    “El yoga es la unión de la psique individual (jivâtman) con el Si-mismo transcendental (paramâtman)”.—Yoga-Yâjnavalkya (1.44)
    “Se considera como Yoga: el firme dominio de los sentidos”.— Katha-Upanishad (6.11)
    “El yoga es equilibrio (samatva)”. — Bhagavad-Gîtâ (2.48)
    Es mi modesta reflexión…
    NAMASTE

  • Susana Ontivero
    Susana Ontivero dice:

    HolaNaylin!…es cierto, en ocasiones distintas situaciones pueden desbordarnos, creo que el compromiso que hicimos con nuestra vocacion, con nuestros alumnos y con nosotras mismas, nos llevan a mayor reflexion al momento de reaccionar…no es facil, pero siempre hay que intentar permanecer en paz y usar buenas palabras, sobre todo tener en cuenta que es mucho lo que perdemos interiormente con el desborde. Lograr un poco de Paz Interior es muy valioso para malograrlo. Por suerte, estos episodios son muy aislados, de acuerdo a mi pequeña experiencia como profe, he constatado que a la mayoria de las personas se muestran favorables al Yoga y sus maestros. Me encanta tu labor!, cariños, Namaste!!.

  • omar
    omar dice:

    Hola Naylin, luego de leer atentamente este articulo coincido mucho con el comentario que se exponen. la realidad de ser humano es la búsqueda de la perfeccion – no solo en yoga – psicologia – religión catolica – etc.- todo somos un ser imperfecto que de a poco nos perfeccionamos – con estudios. practicas y mucha paciencia- nuestra cultura en este momento se mescla con la publicidad- con lo mas famoso o lo mas usual de momento- y la gente que no entiende ve al yoga como la moda del momento y piensa que tenes que ser un angel porque lo practicas.-
    tenes que crecer mucho y el yoga nos ayuda mucho- el solo pensar que hace muchos años que se practica y cada movimiento tiene un sentido para nuestro ser – es algo mágico que se merece seguir practicando.-
    Namaste.-

  • Daniela
    Daniela dice:

    Que bien me hace tomar estos espacios, en verdad llego al limite y acá todo cambia. Gracias

  • Narayana
    Narayana dice:

    ¿Tienen emociones los profesores de yoga?
    Sin duda alguna, claro que los tienen. Como seres humanos, esa pregunta cuestiona la naturaleza que poseemos y pone en tela de juicio nuestra autenticidad.
    Nuestra capacidad para REACCIONAR y salir del espacio de CONFOR que nos brinda los parámetros del YOGA… Si, CONFOR. En ese momento donde el placer se trasforma en una adicción… ¿Cuántos no han comprendido esto?, ¿cuantos se han valido del Yoga para reforzar su falta de cordura?
    Si no se comprende con un poco de discernimiento, nos lleva a entrar en la pregunta lapidaria que resuena en las mentes más críticas… ¿ES EL YOGA ES CAPAZ DE AYUDARNOS A EDUCAR reforzando la empatía, el lenguaje emocional e intelectual sin que uno caiga en la gula de ego y padeciendo una obesidad mórbida Y UN NARCISISMO EXACERBADO…?
    “EL YOGA ES UNA PUERTA GRANDE DONDE TODOS PUEDEN ENTRAR, PERO SOLO POCOS SE QUEDAN EN EL CAMINO DE AYURVEDA (el camino de la vida)…”
    Hay que estar meridianamente “balanceado” para poder comprender que ser Sátvico, Rajásico y Tamásico, está en nosotros. Que somos nosotros los que tenemos que BALANCEARLOS para que ninguno prevalezca por encima del otro. ¡¡¡ ES NUESTRA LABOR…!!!
    Namaste

  • aurora
    aurora dice:

    Hola Naylin, no soy profesora de yoga lo practico desde que llegue a tu sitio a la par actualmente soy psicologa y esta reflexión que nos compartes creo que si me he identificado con situaciones en las que por brindar terapia para ayudar a mis pacientes muchas personas opinan que debo ser super tranquila. Me agrada pensar en cada dia, hora y cada minuto de nuestra vida tiene un aprendizaje y quiero llevar el yoga fuera de mi esterilla siempre. Un abrazo con cariño, namaste

  • Ahimsa
    Ahimsa dice:

    En realidad, todo está en el proceso, y, como bien ‘dices’, todo es perfecto tal cual; tal como sucede es como ha de suceder. La escuela y la clase es ser consciente de la enseñanza e ir aprendiendo poco a poco, paulatinamente, creciendo y madurando en lo interno, siendo cada vez más cercanos a lo que realmente ‘somos’.
    A esto ‘nos’ lleva o encamina el Todo (o Brahman, o Energía Universal o Unidad Suprema o Verdad o ‘Dios’ o Sat-Chit-Ananda…), a ser cada vez más parecidos a él, a ‘darnos’ cuenta de que, en el fondo, las diferencias del mundo dual son más ficción de lo que parecen ser, y que ‘nuestro’ destino, en esta gran obra de teatro de la vida o película es ‘darnos’ cuenta de que, en realidad, la existencia es simplemente eso, un mero escenario dispuesto para despertar, para abrir los ojos, para ser conscientes, y, entonces, poder estar verdaderamente en paz, en casa, en el lugar de destino, que es un punto sin punto instalado en el aquí y ahora, en la pura eternidad del tiempo sin tiempo. Bienvenidos a Casa. Welcome.
    A esto ‘nos’ lleva o ayuda el Yoga, en todas sus facetas, a una experiencia, para el que la quiera tomar, de unidad con lo divino, con lo que en verdad somos. Y todo, con una bella y sana sonrisa de paz plasmada en el semblante.
    Un saludo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook