¿Tú también compraste la moto? – Dónde está la felicidad

Te hago una invitación: Observa si estás de acuerdo con alguna de las afirmaciones siguientes:

  • Somos felices cuando tenemos trabajo e infelices cuando no lo tenemos, todo el tiempo.

(¿Y por qué, cuando estamos trabajando, siempre estamos mirando mal al compañero o al jefe?)

  • Somos felices cuando tenemos dinero y somos infelices cuando no lo tenemos.

(¿Realmente? ¿Eso pasa así?)

  • Somos felices cuando tenemos pareja y somos infelices cuando no la tenemos.

(¿Seguro? Pregúntale a tu pareja – si la tienes)

  • Somos felices cuando estamos sanos, e infelices cuando estamos enfermos.

(Hmmm… Vuelve a pensarlo. ¿Ahora estás sano? Si tu respuesta es sí, respóndete ¿eres feliz?)

Seremos felices cuando tengamos ese hijo, cuando tengamos ese otro trabajo, cuando hagamos ese
viaje… Pero ahora sin hijo, sin trabajo y sin viaje…

¿Qué “nos condena” a ser infelices?

Es nuestro condicionamiento, el amasijo de creencias conque nos han programado cual ordenador, que dice:
– “Si no tienes lo que deseas, serás infeliz.”
– “Si te sucede algo que no deseas, serás infeliz.”

“Nos han programado” y nosotros hemos comprado la moto completita. Nos lo hemos creído. Era más cómodo así.

Un contraejemplo

En la carrera que estudié había una asignatura que se llamaba Lógica Matemática y allí aprendí aquello de los contraejemplos. En matemática por ejemplo, el número 2 es el único contraejemplo de la proposición “todos los números primos son impares”.

Pero volviendo a lo nuestro, aquí te traigo un contraejemplo de los muchísimos que hay a esas afirmaciones erróneas pero muy extendidas con las que empecé el artículo.

María José, un contraejemplo

A María José la conocí cuando ella estaba haciendo un Curso de Formación de Profesores de Yoga, específicamente cuando intentaba buscar opciones para llegar a hacer la Postura Sobre La Cabeza (Sirsasana). Su alegría y su voluntad de hacer las cosas a pesar de lo que digan los demás me llegó profundamente al corazón.

Ella nació así, con el brazo como la ves en la foto. No tengo que contarte lo difícil que puede haber sido su vida, sus relaciones, las miradas de “pobrecita”, criar a dos hijos, su trabajo de cara al público… Pero su felicidad nace de dentro y va más allá de las miradas, del dolor físico, del victimismo.

Por un segundo dudó si podía ser profesora de yoga pero dio con la persona adecuada, el muy querido Swami Sivadasananda que le dijo sin dudarlo: El yoga se transmite con el corazón.

Alegría y paz al mismo tiempo

La RAE define “felicidad” como:
“Estado de grata satisfacción espiritual y física.”
¿Qué es lo que realmente nos separa de ese estado de satisfacción?

Hemos aprendido que hay que luchar para lograr la felicidad y no nos hemos hecho conscientes de que YA SOMOS FELICIDAD.

Sí, hay un trabajo muy arduo que debe ser realizado: cuestionar, poner en duda todo lo que te han
enseñado que eres, lo que tú mismo piensas que eres, quitar capas y capas. Pero ese trabajo no es lucha, sino que parte de la paz, del silencio. Al principio es doloroso enfrentarse con sinceridad a tantas “sombras” que salen a la superficie cuando estás en silencio: soy mediocre, mentiroso, egoísta… Mas, solo a quien persevera en paz y sin esfuerzo en este arduo trabajo, se le revela la verdadera felicidad, un gozo
por nada que no depende de ninguna circunstancia.

Se trata de percibir sin esfuerzo, sin juzgar, lo que sucede “dentro” y “fuera” de ti. Esta forma de percibir es la fuente de energía que identifica y deja ir lo que no eres, es el espacio de la paz, del silencio, de la satisfacción.

No necesitas esperar a mañana para comenzar a percibir así, para vivenciar esto de que te hablo.
¿Lo intentamos juntos ahora?

Un ejercicio para ti, ahora

Lo que vamos a hacer ahora, es posible (¡y necesario!) hacerlo a cada momento del día, igual si
estás trabajando, caminando, cocinando… Pero también te recomiendo encontrar algunos
momentos del día para hacerlo tú solo.

Deja la mirada reposar sobre un punto fijo – fijate que digo “reposar”, no “concentrar la mirada”. Que tus ojos descansen en un punto cualquiera, sin esfuerzo alguno. O, si prefieres, tambien puedes cerrar los ojos y ser consciente de la oscuridad detrás de los párpados cerrados. Al mismo tiempo, sé consciente de las sensaciones corporales, sin necesidad de nombrar lo que sientes: frío o calor, o el contacto de la ropa, lo que sea, sin nombrar, sin esfuerzo. Sé consciente de los movimientos de tu mente, si es que hay movimiento – también sin esfuerzo, y al mismo tiempo que estás descansadamente alerta a todo lo que perciben los órganos de los sentidos: olores, colores, sonidos, sensaciones táctiles. Si lo haces cuando estás comiendo, al sentir así el sabor de una fruta te ​parecerá que nunca antes la habías comido. Es una observación que no parte de la memoria, de los recuerdos.

Percibir así, vacía.

No necesitas buscar ni adquirir más para ser feliz. Necesitas dejar ir lo que no eres.

En silencio, en paz.

Ahora.

Quizás ahora eres tú también un contrajemplo.

Un abrazo muy grande, corazón.
Namaste
Naylín

CompartirShare on Facebook104Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest2Email this to someone

Camino Directo Hacia Tu Felicidad. Yoga Para Principiantes.

¿Por qué practicar yoga? ¿Cómo comenzar la práctica del yoga? ¿Cómo hacer yoga en casa? Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS este excelente libro electrónico de Yoga Para Principiantes: “Camino directo hacia tu felicidad interior”. Además, te enviaré un correo cada lunes donde te hablaré de yoga, de técnicas para aliviar el estrés que funcionan, te conatré mi experiencia con la práctica del yoga dentro y fuera de la esterilla y de daré consejos para que conectes con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.
  • Ela Cristina Velasco
    Ela Cristina Velasco dice:

    Estoy tan agradecida con tus mensajes Naylin.. te sigo hace poco.. y he tomado decisiones en mi vida que no creí tomar… todo gracias a ti y tus mensajes.. espero con ansias los lunes leerte porque cada vez que lo hago me dan fuerza y ganas de ser feliz!!.. un abrazo enorme desde Colombia.

  • Mirta
    Mirta dice:

    Enseño hatha yoga hace tres maravillosos años, Leerte siempre me conecta con alguna sensación que he tenido. Te admiro mucho has sido desde siempre un estímulo para conocerme y conocer más acerca de las bondades de la práctica y enseñanza de yoga. Un abrazo y muchísimas gracias por todo lo que das.

  • ángel
    ángel dice:

    Te sigo hace tiempo tanto en facebook como en twitter. No puedes llegar a calcular el beneficio que produces en mí, la paz que siento al leerte y seguir tus consejos. Todo el tiempo que dedicas en escribir y enseñarnos vídeos es una bendición. Estoy aprendiendo mucho gracias a ti, descubriendo lo que es vivir de otra manera. Es la primera vez que te escribo. Gracias infinitas desde Valencia. Namasté, Naylín.

  • iraide Zerpa
    iraide Zerpa dice:

    excelente

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.