Desconectarse para conectarse

En estos momentos estoy experimentando algunos cambios en mi vida. Algunos llegan solos, caen por la fuerza de gravedad. O lo que es lo mismo, llegan por estar en este camino que he elegido de una vida más consciente.
Otros llegan porque va surgiendo la necesidad de probar, y te pones a pensar en qué otras cosas pueden ayudar. Y la prueba en estos días es la de desconectarme un poco…

desconectarse para conectarse

Recuerdo hace unos años, cuando trabajaba como informática en Madrid, hubo un tiempo que tenía la suerte de que la oficina estaba cerca de casa, e iba andando. Eran quizás unos 10 minutos, que claro, no podía dejar de aprovechar para ¿disfrutar del paisaje? ¿mirar a las personas a los ojos? ¿observar mis pensamientos? No… Los “aprovechaba” para hacer las llamadas del día mientras iba de un lado a otro caminando con los ojos del corazón cerrados.
A veces estos ojos parpadeaban, y veía un poco. Y en esos breves instantes sucedían cosas mágicas. Una vez me tropecé con dos chicos africanos que solían estar en las puertas de algunas tiendas con un periódico llamado La Farola, que le ofrecen a las personas a cambio de su voluntad. Iban andando, conversando, alegres, cuando pasaron por el lado de una chica pidiendo limosna sentada en la acera. Fue algo tan natural y espontáneo que se me salieron las lágrimas al verlo. Los dos se pararon y sacaron unas monedas para ella, le dijeron algunas palabras y siguieron felices su camino.
En otras ocasiones no hablaba por teléfono cuando hacía el recorrido, sino que iba corriendo de un lado a otro. ¡No había tiempo que perder! Cuando llegaba a casa comía, y después a ver un capítulo de Los Simpson que ponían en la tele a esa hora. ¡Eso sí que era aprovechar la vida!
No me estoy juzgando, aunque lo pueda parecer 🙂 . En esa época era feliz haciendo lo que hacía. Solo que ahora miro por un momento hacia atrás, y veo mi cambio. Son otras las cosas que me apasionan, que me mueven, que me inspiran.

Con la práctica regular de yoga he ido aprendiendo también a ir más despacio, a estar atenta porque la magia está en todas partes. La vida es esto que pasa, mientras hacemos otros planes, dijo Jhon Lenon. Y este ir más despacio, este observar y observarme me ha traído también el deseo de no estar siempre disponible. Móvil, Facebook, Twitter, Email… Y todas estas conexiones son útiles y necesarias para mi trabajo diario, pero tenemos que encontrar, tengo que encontrar un equilibrio.

DESCONECTARSE PARA CONECTARSE

Es por eso que hoy he decidido venir a la playa a escribir este artículo, sin Internet y sin móvil. Y luego saldré a pegar carteles por la ciudad promocionando mis clases de yoga, también sin móvil. Y quizás me siente un rato en el puerto pues tengo unas ideas para mi próxima clase y quiero plasmarlas en un cuaderno que llevo conmigo. Y seguramente tomaré unos minutos para meditar, para estar conmigo, que es también estar con todos… ¡Será una mañana desconectada! Pero será una desconexión física, pues emocionalmente me siento ya con una gran conexión con la tierra, con la arena bajo mi cuerpo, las olas frente a mí, el sol que comienza ya a salir, las personas que aparecen y les sonrío agradecida de su amable presencia. Me siento conectada contigo, que me lees ahora, y es una sensación que no sé cómo describirla. Sé que sale del corazón con la hoja de ruta para llegar directo al tuyo.
Es posible que cuando llegue a casa tenga algunas llamadas perdidas de personas interesadas en asistir a las clases de yoga. Pero no pasa nada, las llamaré, hablaremos, posiblemente asistan a las clases y quizás un día les hable sobre la desconexión para conectarse, o les animaré para que lean este artículo que escribo hoy también para ellos.

Te animo a algo que ya te debes imaginar… ¡Desconéctate un poco! Pero no porque yo te lo diga, hazlo solo si deseas experimentar la sensación de libertad que se siente. Y aprovecha este tiempo, estos minutos que ganas para disfrutar de la vida y que no se nos siga pasando. Ve y da un abrazo, un beso, un paseo, siéntate a observar/te, practica yoga, dibuja, canta, baila, ríe, escribe, respira, relájate, medita, llora, di todo eso que tienes por dentro y que no te habías animado a expresar, sonríe, ama.
Vive, vive…

Namaste
Naylín

CompartirShare on Facebook14

GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.
  • Marilin
    Marilin dice:

    Gracias por todas tus publicaciones. Siento una gran gratitud y el año pasado que practicaba más yoga estaba mucho más en mi. Tus escritos me animan a continuar por ese camino . Me transmites paz y se que está en mi también .

    Namasté

  • Glaciene
    Glaciene dice:

    Gracias…

  • Lili
    Lili dice:

    Hola. Hace un tiempo lo estoy haciendo.. desconectarme, el fin de semana, especialmente. Lo hago, para consentirme, un poquito más. Y quedarme más tiempo en el parque, observando unos pajaritos nuevos, que están migrando, y los árboles, contemplándolos acostada en el pasto, sin afanes. Y observando todo éso, y el cielo, el lago.. me pregunto entonces, para qué habrá televisión?, si el paisaje es tan hermoso, tan relajante, para qué esas imágenes tan “trilladas” de la televisión?

  • manuel alba ramirez
    manuel alba ramirez dice:

    naylin yo tambien ahorita me encuentro de vacaciones y me quedo esto ala misma medida desconectate para que te conectes felicidades y gracias por tus consejos

  • Cigi
    Cigi dice:

    Qué bueno Naylín, me encanta este post!
    Trabajo como informática en Madrid y me siento bastante identificada con lo que cuentas. Me temo que estoy absurdamente enganchada a estar conectada, tener un Smartphone me está esclavizando, los días que me lo olvido en casa me siento feliz, liberada!!
    Por otro lado también disfruto de esos pequeños momentos de calma y conexión con la “naturaleza”. Durante muchos años, la mejor parte del día era cuando por la mañana atravesaba un bonito parque para ir al trabajo y podía ver ardillas trepando por los árboles, recoger hojas en otoño o sentir el frescor del césped recién regado. Pero vamos, que veo esta linda foto en la playa, y me das una envidia… 😀

  • Pedro
    Pedro dice:

    Estupendo artículo.

    Como novato en esto del yoga, pues lo practico desde hace dos meses, he de reconocer que su práctica influye en nuestra vida. Así lo he percibido durante todo este tiempo.

    Seré de los pocos seres humanos que no está siempre conectado. El móvil lo llevo siempre apagado. Me conecto a internet cuando lo considero oportuno o lo necesito. Hoy por ejemplo, he apagado todo y me ido a mi montaña a escuchar un mantra y a meditar. Necesitaba CONECTARME con la madre naturaleza. Esta necesidad imperiosa de conectarme a la tierra ya lo hacía desde que tenía uso de razón. Durante todo este tiempo de práctica, he descubierto que el yoga formaba parte de mi ser sin yo saberlo, estaba ahí, latente en mí. Sólo hacía falta que lo descubriera por los avatares de la vida.

    Gracias por compartir. Un abrazo

    Namasté

  • Milu
    Milu dice:

    Naylìn,
    Tus palabras siempre llegan a mi vida en el momento preciso, yo tambièn estoy experimentando cambios, desde que practico Yoga me entuciasman cosas diferentes, cosas que antes jamàs me hubiera imaginado me podrìan interesar y darme felicidad, asi que ahì estamos, viviendo el proceso, despacio, desconectadas para conectarnos. Hay proyectos, hay pasiòn, hay amor, paz…..Yoga! Gracias por lo que compartes.

    Con amor
    Milu.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.