¿Cómo fue tu educación?

CompartirShare on Facebook
Facebook
0

“La finalidad de la verdadera educación es despertar la divinidad latente que yace oculta en todo ser humano.”
Swami Sivananda

Cuando era niña, en la escuela me enseñaron a usar uniforme, a saludar la bandera y cantar el himno nacional cada mañana. En la época del preuniversitario, seguía usando uniforme, cantábamos el himno, saludábamos la bandera de vez en cuando y aprendíamos Historia de Cuba. En la universidad teníamos la asignatura (a pesar de que estudié la carrera de Ciencias de la Computación) que se llamaba Marxismo Leninismo. Ya en esa época no había uniforme, el himno no se cantaba y no había banderas para saludar. En el día a día me refiero. Porque como todo evoluciona… en este caso el cambio era que teníamos actividades “político – culturales” a las que ir casi cada semana.

así fue mi educación

Eso era lo natural para mí. Así crecí, desde que empecé a ir a la escuela con 5 años hasta que me vine de Cuba a España con 22. Y si estás pensando si además de eso me enseñaron otras cosas, la respuesta es un rotundo sí. Pero lo que quiero compartir contigo hoy tiene más que ver con el párrafo anterior y no con todo lo otro que aprendí. Aunque desde ya te digo que en ningún momento me enseñaron a sacar lo mejor de mí misma, ni me llevé una remota idea de que dentro de mí hay algo divino. Y esto no tiene nada que ver con haber nacido en Cuba. Es posible que a ti tampoco te lo hayan enseñado, ¿no es así?

Una vida mecánica, vivida por inercia

¿Qué pasó en mí, entonces, con un tipo de educación como esta? Que vivía una vida totalmente mecánica. Sin plantearme nada en lo absoluto. Sin darme cuenta ni una vez de que las cosas que hacía no se me habían ocurrido a mí y nunca me planteé si realmente era lo que yo quería hacer o no. ¿Hay que ponerse uniforme, cantar, saludar la bandera, ir a los actos “político –  culturales”? Pues allá voy.

Y así siguió mi vida. Lo aprendí todo “tan bien”, que ya no solo hacía lo que me decían en la escuela, sino también la pareja del momento, el jefe de turno o los amigos con los que me relacionaba. 

Una ventanita de luz dentro de tanta oscuridad

En mi familia había algún atisbo de luz… Mi madre nos llevó a clases de yoga a mí y a mis hermanos cuando éramos niños; uno de mis hermano comenzó a leer a Krishnamurti desde muy joven y el otro se decidió por la psicología. Mi madre comenzó a aprender cómo sanarse a ella misma y a experimentar con la medicina natural y a investigar sobre temas metafísicos…

Un día, en el 2008 que ella estuvo conmigo en Madrid por un año, me enseñó los dos libros que se leía a diario: El poder del ahora, de Eckhart Tolle y El libro de la vida, de Krishnamurti. Y ¿sabes qué? Ni caso le hice. Ella tampoco insistió. Seguramente se habrá dado cuenta de que no era mi momento de entender que había algo más que lo que estaba aprendiendo de la nueva sociedad donde vivía. Algo más allá de ganar dinero, de competir, de sobrevivir, de relacionarme con apego, de sentirme que me tengo que proteger…

A todas estas puede que estés diciendo… ¿Entonces la culpa la tienen “ellos“?

Ellos” = maestros, profesores, guías religiosos, políticos, familia, amigos, vecinos, etc…

Pues aunque lo pueda parecer, no es mi intención. Porque además, para serte sincera, no veo nada de malo en lo que viví. Cada uno “educaba” de la mejor forma que sabía. Y yo tenía que vivir todo ese camino para que un día, por mí misma y desde dentro, me diera cuenta de que por ahí no iba el tema… De que hay algo más…

¿Qué es eso de que hay algo más?

Sí, porque me veo escribiendo esta frase ahora y me doy cuenta de que tiene algún halo misterioso. Pero no tiene por qué. Ese “algo más” es tan simple como hacerte consciente de que hay algo dentro de ti que va liderando tu vida y que es ajeno a ti. Es ese cúmulo de todo lo que has aprendido por pasiva o por activa y que no has elegido tú que haya sido así.

La tarea es tomar consciencia

Así lo hice yo: Darme cuenta, una y otra vez, que no soy mis pensamientos, que seguramente vendrán de alguna vivencia pasada o de algún deseo futuro. Darme cuenta que no soy mis emociones, que fueron originadas por un pensamiento. Darme cuenta que incluso no soy mi cuerpo físico, que este “nos lo han dejado” para vivir esta experiencia en la tierra, que al parecer tiene como objetivo principal ese simple “darse cuenta”.

Una Nueva Educación

Así vivo ahora, cada vez que tomo consciencia. Con esta Nueva Educación que es algo VIVO, que se transforma a medida que nos transforma. Que no se referencia por el pasado ni se inspira en el futuro sino que tiene en cuenta la gran amplitud del momento presente.

Una Nueva Educación que nos inspira a mostrarnos a nosotros mismos tal como somos, con nuestras luces y sombras, sin juicios ni culpas. Que nos acompaña en el camino de experimentar esa UNIDAD que hay en TODO.

Yoga es unión con lo divino

Como siempre digo, da igual que para ti lo divino sea el Universo, Dios, tu Ser Superior o la Madre Naturaleza. El yoga tiene como meta experimentar esa unión con EL TODO.

Y eso nos recuerda que podemos empezar por incluir a nuestra familia, vecinos, compañeros de trabajo… Sí, porque a veces queremos estar muy unidos con AQUELLO pero se nos olvida ESTO, que es también AQUELLO 🙂

Esta unión es también difícil de describir. No se puede “mirar con los ojos mente”. Porque claro, la mente no VE a uno, ve a millones y CREE que esa es la realidad. ¿Sabes cómo lo hago yo? Cierro los ojos y respiro… Ahí, en ese silencio interior, siento a veces esta unidad de la que te hablo.

Ahora te toca hacer tu propia reflexión

A ti, ¿cómo te educaron? ¿Qué creencias y condicionamientos te están haciendo actuar como lo haces ahora y por lo tanto están creando tu presente? ¿Ya te has “dado cuenta” de algunas cosas? Me encantaría que lo compartieras en los comentarios, pues como esa unidad que somos, seguramente algo de lo que escribas servirá para que otro tome también consciencia de lo que no se había dado cuenta hasta ahora.

Un abrazo muy grande, corazón
Namaste
Naylín

pd: Durante el mes de Mayo en la Escuela del Sol en Denia estaremos celebrando el Mes de La Nueva Educación. Si te apetece pasarte, será una gran alegría recibirte en las Conferencias y Talleres Gratuitos que estaremos haciendo.

CompartirShare on Facebook
Facebook
0

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

Naylín Núñez

Sobre Naylín Núñez

Soy Naylín Núñez, creadora de este blog de yoga para principiantes, destinado a las personas que quieren conectar con la salud de su cuerpo y la paz de su mente. Cada artículo que publico está lleno de amor, y lo hago pensando en ti, en lo mejor que puedo darte, mostrarte o guiarte para que tus inicios en esta ancestral práctica sean tan maravillosos como mereces.
  • Kenny
    Kenny dice:

    Hola….. Mi educación fue como la de tantos otros…. Tipo caballos de carga..siguiendo ordenes..
    Hoy trato día a día de ver y hacerle ver a mis hijos que hay cosas mas importantes..gracias por cada e-mail.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentar con Facebook