Ingredientes esenciales de la receta para una vida mejor: El cambio y el desapego.

“La vida es un eterno dejar ir. Solamente con las manos vacías podrás agarrar algo nuevo.” Anónimo

“Era preciso rehacer siempre el Camino de Santiago, dejar el equipaje innecesario, quedarse sólo con lo que es imprescindible para vivir cada día. Dejar que la energía del amor circule libremente, de fuera a adentro, de dentro a fuera.”  Paulo Coelho

 Este artículo me lo ha inspirado el amor por la cocina de mi madre, que siempre ha preparado para nuestra familia los platos más exquisitos con los ingredientes y las cantidades adecuadas. Creo que nuestra felicidad depende en gran medida de los ingredientes que ponemos en la receta de nuestra vida. 

La vida contiene, entre sus muchos ingredientes, uno al que tememos vehementemente y que, a pesar de estar presente con nosotros día a día desde que nacemos, no nos acostumbramos a su sabor; muchas veces incluso nos empecinamos en no incluirlo en nuestras recetas cotidianas.

Queremos añadir a la sazón la estabilidad, la permanencia, la seguridad y como conservante para la caducidad, agregamos un “para siempre”, que debe ser el condimento más caro del mercado. Y me pregunto, ¿no nos estaremos olvidando de algo importante? Parece sosa esa sazón, algo le falta… ¿el cambio tal vez?

Uy, el cambio…Demasiada resistencia puedo percibir, no lo toleramos, nos da alergia, indigestión, intoxicación, hasta insomnio…

Sin embargo, la almagama de que está compuesta la vida, nunca estará completa sin este ingrediente. Si nos falta el cambio, será imposible que crezca la masa de nuestra realización personal.  Puede que ahora te cuestiones:  ¿en qué momento de la cocción será necesario incluirlo?

Aquí llegamos a un punto crucial del proceso, y es que para poder incluir el cambio en la receta, tendremos que sacar algunos componentes, será necesario deshacernos de parte de lo que ya habíamos mezclado, tendremos que filtrar para separar lo útil y fresco, de lo que ya se ha podrido.

Llega el momento de añadir el “compañero inseparable” del cambio: el desapego. ¡Vaya contradicción!

Mientras se cocinan mis metáforas, podemos tomarnos unas tazas humeantes de té, charlando ya de manera más explícita del cambio, el desapego y la posibilidad que estos dos procesos traen consigo de comenzar un nuevo capítulo en nuestras vidas. ¿Te animas?

¡Gracias por aceptar mi invitación! 🙂

Los finales y los nuevos comienzos

De finales y de nuevos comienzos está bautizada la vida, creo que todos podemos corroborar que lo único permanente en el universo de lo relativo es el cambio, esta alquimia de transformación que nos permite crecer y avanzar, si no nos resistimos a ella.

Vamos ganando en sabiduría a medida que aprendemos a reconocer cuando una etapa llega a su fin. Debemos entonces cerrar ciclos, clausurar puertas, concluir capítulos, o como gustes llamarlo. Lo más importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que terminaron, los sentimientos y emociones que se corrompieron, las circunstancias que quedaron obsoletas, los sueños rotos, las oportunidades que perdimos en el camino… Poco a poco te vas dando cuenta que no se puede volver el tiempo atrás y que no podemos pretender que las cosas sean ahora como eran antes.

“Cierra algunas puertas. No por orgullo, ni por soberbia, sino porque ya no llevan a ninguna parte.” Paulo Coelho.

Con el paso del tiempo, ahondando en nuestro interior para potenciar la aceptación y la comprensión, comprobamos que somos en gran parte el resultado de aquello que hemos vivido, somos quienes somos por todas las huellas que algunas personas dejaron en nosotros, somos más fuertes y sabios gracias a aquello que ya no está con nosotros. Todo lo que perdemos en el mundo exterior, genera automáticamente un espacio en nuestro mundo interior para la reflexión y la auto-exploración.

Cuando perdemos un amor, cuando se desvanece una ilusión, cuando fallece un ser querido, cuando emigramos dejando atrás la tierra en que nacimos, cuando se rompe una relación, cuando decimos adiós a un amigo, cuando perdemos el trabajo y la salud, cuando se marchita la juventud, cuando nos falta algo o alguien que creíamos imprescindible, se crea un vacío interno que nos da la sensación de ser como una planta que ha sido arrancada de su raíz, sentimos que hemos perdido la conexión con el sustento de nuestra existencia. Sin embargo, de ese vacío puede nacer una nueva comprensión, un potencial inusitado, una profunda transformación de tu ser.

mariposas cambio

Source: facebook.com via My Butterfly on Pinterest

Vivir es cambiar

“Hay que correr riesgos, seguir ciertos caminos y abandonar otros. Ninguna persona es capaz de escoger sin miedo.” Brida de Paulo Coelho

 No hay circunstancia, por desdichada que nos parezca que no engendre la semilla de una nueva oportunidad. Intentemos mirar los acontecimientos desde una perspectiva más amplia, sin juzgarlos como buenos o malos. En lugar de renegar de las cosas malas que nos pasan, podemos aprender la lección que la vida quiere enseñarnos a través de ellas. Debemos preguntarnos muy íntimamente: ¿qué puedo aprender de esta situación? ¿hay algo positivo que pueda sacar de lo que me ha sucedido?

Esto no significa negar el dolor o esconder la tristeza, significa pasar por el proceso de duelo y de pérdida con la mayor consciencia posible, aceptando nuestras emociones sin identificarnos con ellas, porque son pasajeras al igual que la naturaleza de lo que perdimos. La tristeza y el dolor  nos permiten descubrir nuestro lado más sensible y vulnerable, y por lo tanto nos harán más humildes y compasivos. Llora tu pena si lo necesitas, pero no te aferres a ella, cada día medita un poco, ve a lo más profundo de tu ser, hasta encontrar las raíces que causan ese dolor. Una vez que identifiques la causa podrás curarla desde el interior, con amor y con paciencia.

Durante esta etapa de curación, empezarás a buscar ese ingrediente al que tememos, pero que termina siendo el elemento indispensable para avanzar. Te verás impulsad@ a cambiar, teniendo siempre en cuenta que con cada nuevo paso que des, debes ir soltando todas tus cargas, desprendiéndote de los pasos de tu antigua vida, porque si no lo haces continuarás anclad@ a tu pasado, serás como un barco que se mueve con la marea pero que sigue en el mismo amarre del puerto.

“Tienes que estar entero en el lugar que escojas. Un reino dividido no resiste las embestidas del adversario.” A orillas del Río Piedra me senté y lloré de Paulo Coelho

“El barco está más seguro cuando está en el puerto; pero no fue para esto que los barcos fueron construidos. “ El Peregrino de Compostela (Diario  de un mago) de Paulo Coelho.


Creo que es un error medir el valor de nuestras vivencias por su duración, las cosas no tienen que ser eternas para manifestar su trascendencia. En lo efímero hay a veces una intensidad tan sublime que es capaz de avivar la llama de nuestras almas. Aceptemos lo pasajero y lo volátil, aceptemos que la naturaleza de las cosas está hecha de una materia cambiante y muchas veces impredecible.

Aceptemos que el tiempo pasa, los amigos van y vienen, la pasión se acaba, el corazón puede romperse,  los hijos crecen, la juventud se marcha, el trabajo llega un día a su fin, y que personas queridas pueden lastimar nuestros sentimientos un día.

Para cambiar nuestra vida, y darle un nuevo rumbo cuando parece que lo hemos perdido, tendremos que aceptar que lo que ayer nos resultó útil, era hermoso e importante, hoy ya no nos vale en el nuevo camino, hoy ya no está o ha cambiado. Tendremos irremediablemente que soltar esas ataduras y dejar de aferrarnos al pasado, ya sea a recuerdos buenos o aquellos desagradables y dañinos, que en contra de toda lógica nos empeñamos en agarrar, temiendo que al soltarlos dejemos de ser quienes somos, cuando realmente ocurrirá todo lo contrario: una vez que dejes ir las cargas que te han aprisionado, comenzará a fluir tu verdadero ser a la superficie y te sentirás liberad@ y liger@ como una mariposa.

Butterfly.

Source: notjustcute.com via Melissa & Doug on Pinterest

Aquí comparto contigo una hermosa canción de Mercedes Sosa que se llama: Todo Cambia.

El ingrediente secreto: El Desapego

Como comenté en el artículo 27 claves para la felicidad, desapegarse significa no depender de nada ni de nadie para tu felicidad.

Padecemos de apego, cuando nuestra necesidad de alguien o de algo se convierte en una obsesión, de manera que si no lo tenemos nos sentimos infelices. En mi opinión no es equivocado tener preferencias, pero el apego sí puede hacernos mucho daño. Se trata de preferir, no de necesitar. Cuando prefieres:  agradeces, disfrutas y celebras lo que tienes, pero también sabes que puedes estar solo y ser feliz, puedes perder lo que creías que era tuyo, puede cambiar la situación y aún así seguirás estando conectado a tu ser. Sin embargo si te apegas: exiges, te obsesionas, y vives inmerso en una necesidad enfermiza.

Cuando nos liberamos de los apegos, experimentamos otra visión de nuestra existencia, podemos encontrar nuestra propia riqueza interior, aún cuando otras cosas o personas dejen de estar en nuestras vidas o las circunstancias a las que nos habíamos acostumbrado cambien.

Imagínate que tu apego es una cometa que has amarrado a tu mano, sólo tienes que cortar la cuerda y dejar libre la cometa para que vuele lejos. Esta imagen es una buena representación del desapego.

dejar ir

Source: Uploaded by user via Luciana on Pinterest

Relaciónate con amor y comparte los tesoros de tu corazón, y si ves que ha llegado el momento de partir porque los caminos se separan, aprende a decir adiós con gratitud por lo que la otra persona te ha aportado en tu crecimiento espiritual. Perdona cualquier agravio y sigue tu camino sin sufrimiento ni dolor.

Venimos al mundo sin posesiones de ninguna índole y sin ellas también nos vamos. De nada nos vale intentar apresar lo perecedero o retener aquello que está destinado a cambiar. Fluye como un pez en el río de la vida, adaptándote a los meandros, a los saltos de agua, las subidas y bajadas de las mareas, a los tropiezos con las rocas; así nadando a favor de la corriente, un día recibirás el regalo maravilloso de encontrarte con el mar; ese mar que siempre estuvo disponible para ti, pero que solo a través del redescubrimiento de tu propia alma pudiste encontrar.

La receta está lista

Después de este recorrido hacia el mar de tu alma, ya el plato estará listo para degustarlo. La receta no es exacta, cada cual va añadiendo los ingredientes que cree necesarios para su felicidad y desarrollo personal, las cantidades también varían entre una persona y otra, sin embargo sabemos que:

  • el cambio es un ingrediente que no puede faltar.
  • el desapego será necesario para cambiar
  • Practicando el desapego empezarás a fluir a favor de la corriente por el río de tu vida
  • Todos los ríos por diferentes que sean, confluyen inexorablemente en el mismo mar

fluir con la vida

Source: Uploaded by user via Diego on Pinterest

Y así entre cambios, desapegos, el río de mi vida y el mismo mar que une nuestras almas, me despido de ti con mucho amor. Espero que hagas una receta deliciosa con los ingredientes de tu elección. ¡Buen provecho!

Si quieres descubrir la versión más auténtica de quien eres y hacer un viaje hacia el florecimiento de tu yo más consciente y libre, te invito a que visites mi blog ZuzelAmelia.com

Mucho amor para ti que me lees,

Zuzel Amelia

Comments

comments