Como un año sabático puede ayudarte a transformar cuerpo, mente y emociones gracias al poder de la meditación

 

Yo siempre digo que nací con la espiritualidad incorporada. Cosas del destino (o simplemente misión de vida), llegué al mundo con una sed insaciable de aprendizajes, conocimiento y sabiduría.

Nunca fui una niña “normal”. Mientras mis amigas se iban a jugar, empezaban a salir con chicos o se iban a la disco, yo, en muchas ocasiones, prefería quedarme sola en casa, con un buen libro en mano o haciendo otro tipo de actividades que me parecían intelectualmente mucho más estimulantes.

No. Jamás entendí a la sociedad.

Mi visión adulta en un cuerpo de niña me hizo comprender pronto cosas que otros no podían comprender (y aún me sigue pasando, simplemente que ahora he aprendido a mirar las cosas con distancia para que todo no me afecte tanto).

Siempre tuve claro que lo que diferencia a las personas es su nivel de consciencia.

Muy en el fondo de mí, nunca creí eso que la sociedad vendía y tan profundamente instalado está en nuestro inconsciente colectivo. Era como si una parte de mi ser pudiera oler ese intenso olor a chamusquina de muchas ideas, creencias, rituales y conceptos ampliamente aceptados por la gran mayoría.

Difícil de digerir para una simple niña y mucho más aún, difícil de cambiar esa realidad.

Mi bote salvavidas siempre fue la espiritualidad.

Por ello, me he pasado la vida entera buscando el equilibrio en la naturaleza: buscando cobijo bajo los árboles y las montañas, meditando, conectando con la Madre Tierra y disfrutando del silencio.

No creo que fuera tan rara.

Siempre fui una niña feliz, divertida, alegre… ¡muy payasa como siempre dicen mis padres! “Cotorrilla” y fácil de contentar… ¡la verdad es que era feliz con muy poco!

Pero no por ello, estaba exenta de los efectos y la influencia del sistema: un sistema consumista y capitalista que nos adoctrina bajo las creencias de su modelo productivo, que nos induce a trabajar cada vez más, a vivir de cara al exterior y a alejarnos cada vez más de nuestra esencia.

Yo también pasé muchos años viviendo deprisa, con estrés, atrapada en el mundo laboral, subsistiendo para llegar a los viernes.

Pasar tantos años dentro de esta “epidemia social de inconsciencia” tuvo efectos devastadores para mí, hasta el punto en que llegué a enfermar.

Pasé de ser una profesora de educación primaria feliz a verme sumida en una profunda depresión: una crisis existencial que me llevaba a buscar urgentemente UN CAMBIO DE VIDA.

Todo este proceso de derrumbamiento de mi sistema de creencias, muerte y renacimiento lo encontraréis en este post donde os cuento todo al detalle.

La cuestión era que tuve que ser honesta conmigo misma y escuchar la voz de mi alma. O eso, o morir en el intento. Gracias a ello, empecé a escuchar los mensajes de mi cuerpo.

El mensaje era bien claro: tenía que salir de allí.

Iniciar mi propio camino.

Quería libertad…

Quería volar…

Quería viajar…

¡Quería un año sabático!

¿Un año sabático para qué?

foto-1

Mi obsesión nº1 era tener tiempo para meditar y dedicarme a mi desarrollo personal.

El resto me daba absolutamente igual ¡Ya se vería que salía de todo aquello!

 

Retrato de  nuestra sociedad actual 

 

Estoy segura que mi necesidad de cambiar de vida fruto del estrés, del ritmo de vida acelerado, del exceso de responsabilidades y de sentir que no tenía tiempo para mí ni era dueña de mi vida, es algo que muchas personas se plantean también.

Mira la media de personas a tu alrededor y te harás una idea de en qué estado actual está nuestra sociedad.

¿De qué habla la gente? ¿De qué se queja? ¿Cuáles son los programas más seguidos en la televisión? ¿De qué cotillean tus vecinas en la escalera?

¿Cuántas personas conoces que brillen, que sean infinitamente felices, se sientan plenas y vivan la vida de sus sueños?

¿Cuántas personas conoces que estén totalmente sanas, que vivan en armonía a nivel físico, mental, emocional y espiritual?

¿Cuántas personas de tu entorno irradian amor incondicional, pureza, luz y sabiduría?

¿Cuántas de ellas están realizando su propósito de vida y viven alineadas con sus valores?

Honestamente, creo que no demasiadas, aunque por suerte, ¡cada vez hay más!

Y yo pienso… ¿cómo sería el mundo si todas las personas se sintieran más libres, felices y siguieran su propia verdad?

¿Cómo sería el mundo si todas las personas se dedicaran a algo que les apasione, fueran auténticas, dejaran de vivir con miedo y se lanzaran a vivir la vida de sus sueños sin importarles lo que el sistema, los amigos o tus vecinos digan?

Precisamente estas reflexiones que aquí hago en voz alta son las que guiaron mis pasos.

Por un lado, como Naylín nos explica en este artículo, quería que mi viaje se convirtiera en unas vacaciones de crecimiento personal.

Y por otro lado, decir que la cita de Gandhi: “Sé parte del cambio que quieres ver en el mundo” la llevo grabada a fuego desde toda mi vida y que, ser parte de ese cambio, es lo que me ha movido a tomar decisiones.

No quería pasar por este mundo sin pena ni gloria. Quería hacer algo grande… ¡brillar, expandirme, inspirar al mundo con mi ejemplo!

Y si quería ser coherente con mis valores, debía ser valiente y seguir la voz de mi alma, ¡sin excusas!

 

Un año sabático para sanar 

 

Cuando sentimos todos estos factores de desequilibrio (estrés, cansancio, apatía, miedo, ansiedad…), acabamos enfermando.

Y por oposición, cuando volvemos al equilibrio, sanamos.

En mi caso, darme permiso para cogerme un año sabático, fue darme permiso a mí misma para sanar.

  • Para equilibrar mi mente
  • Para equilibrar mi cuerpo
  • Para equilibrar mis emociones
  • Para equilibrar mi espíritu

Y esto ha hecho que, sin duda, haya empezado una nueva vida mucho más consciente, entendiendo porqué llegué a enfermar y qué debía hacer para  sanar.

¿Te estarás preguntando cómo lo he hecho?

Varias han sido las claves de mi proceso de sanación, renacimiento y crecimiento personal, tales como:

  • Vivir manteniendo un contacto muy directo con la naturaleza.
  • Expresar gratitud a cada momento.
  • Controlar la mente para tener SÓLO pensamientos positivos.
  • Pasar tiempo de introspección en soledad.
  • Aplicarme a mí misma técnicas de auto sanación como por ejemplo, reiki.
  • Purificar mi cuerpo a nivel físico, mental, emocional y espiritual mediante una dieta equilibrada y hábitos de vida y de pensamientos equilibrados.
  • Vivir en el momento presente: olvidarme completamente del pasado y del futuro para centrarme SÓLO en el aquí y el ahora.

Y todo esto lo he logrado gracias a la práctica de la meditación.

Ella ha sido mi gran amiga, compañera y maestra en mi viaje.

 

Un año sabático centrada en la meditación 

 

Tal como ya te he contado, mi prioridad para este año sabático era centrarme en mi desarrollo personal y la práctica de la meditación.

foto-3

Así pues, me iba con una intención y un propósito muy claros. Eso es, para mí, parte del gran éxito.

Todo lo que hagas en tu vida con dirección, propósito y compromiso te llevará hacia donde tú quieras, porque habrás tomado las riendas de tu vida, y no dejarás las cosas en manos del azar.

Yo tenía claro que debía iniciar una etapa de introspección, encontrar respuestas que me faltaban y piezas necesarias para completar el puzle de mi existencia.

Quería encontrar la piedra filosofal que me diera la fuerza plena para existir en el mundo. Anhelaba reunir  todo mi potencial creativo y sentirme plenamente libre y auténtica para ser aquella que SOY, sin importarme un churro lo que los demás hagan o dejen de decir.

Y sabía que en la meditación encontraría muchas claves, ¡sino todas!

Sin duda alguna, debo decir que mi experiencia ha superado con creces mis expectativas. No imaginaba, ni de largo, ¡que la vida me depararía las increíbles experiencias y regalos que me deparó!

Hubieron dos experiencias vitales y trascendentales que marcaron un antes y un después durante mi año sabático, referente a la práctica de la meditación:

  • La primera: Estancia durante 1 mes y medio en el centro de meditación Nilambe, en Kandy, Sri Lanka. En aquellos mágicos días asistí a dos retiros de meditación y tuve la oportunidad de vivir sola en medio del bosque, rodeada de campos de té, meditando diariamente 5-7 horas. En esta trilogía os explico como mi vida se transformó radicalmente durante aquella experiencia practicando mindfullness, plenamente inmersa en el momento presente.
  • La segunda: Asistí a un retiro de Vipassana en un monasterio de Tailandia, en la isla de Koh Phangan. Otra experiencia transformadora, increíble, que marcó otro antes y un después. Pude comprender muchas de las experiencias divinas que tuve en Sri Lanka, y pude alcanzar nuevos niveles de consciencia.
  • Aparte de estos dos retiros, la meditación ha formado parte de mi rutina diaria. Creo firmemente en que la meditación te transforma con la práctica, es un hábito que hay que desarrollar en el día a día, y que cuanto más tiempo llevas practicando más profundo y transformador es su alcance.

 

Los resultados están siendo más que satisfactorios después de estos más de 18 meses sabáticos… (no os lo había dicho, pero no me cogí un año sabático, ¡sino dos!)

Y mi vida sabática sigue

foto-4

Los beneficios de la meditación

 

Esto que te voy a contar ahora, seguramente ya lo habrás oído, pero hoy quiero dejar aquí constancia de cuáles son los beneficios de la meditación, no “porque yo haya oído hablar de ellos”, sino porque muchos de ellos los he experimentado en mi propia piel.

A día de hoy siento que vivo en un cuerpo puro, con una mente pura y unas emociones puras.

He vuelto a mi ser original.

Si tuviera que resumir muy brevemente en qué consiste la meditación te diría que es:

“Un proceso de purificación interna a todos los niveles para que asciendas a niveles de experiencia y consciencia superiores tomando consciencia del divino espiritual que eres”.

 

#1 A nivel físico 

  • Reduce el estrés
  • Mejora la salud en general
  • Relaja el cuerpo
  • Reduce la ansiedad
  • Reduce el ritmo del corazón
  • Te ayuda a estar más tranquilo y sereno
  • Reduce la presión arterial
  • Ayuda a gestionar el dolor crónico y en general ayuda a reducir el dolor físico
  • Disminuye el riesgo de accidentes cerebrovasculares
  • Reduce los riesgos de enfermedades cardiacas
  • Reduce el insomnio
  • Prepara el cuerpo para el descanso, haciendo que el sueño sea más reparador
  • Mejora los trastornos circulatorios
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Aumenta la energía
  • Contribuye a la pérdida de peso natural y gestión del peso
  • Reduce migrañas y dolores de cabeza
  • Mejora la respiración, contribuyendo a prevenir enfermedades como el asma
  • Elimina muchos síntomas del Síndrome Premenstrual en las mujeres
  • Puede incrementar la fertilidad
  • Ayuda a tener un embarazo y un parto más saludable

 

#2 A nivel mental 

  • Fortalece la salud mental
  • Te ayuda a relativizar y preocuparte menos por las cosas
  • Reduce el dolor psicológico
  • Aquieta la mente
  • Retrasa el envejecimiento cerebral, ayudando a preservar la materia gris del cerebro, el tejido que contiene las neuronas
  • Reduce el riesgo de problemas neurológicos
  • Desarrolla la memoria
  • Mejora la concentración
  • Potencia la imaginación y la creatividad
  • Desarrolla la capacidad de aprender
  • Desarrolla tu intuición
  • Ayuda a alcanzar mayor claridad mental
  • Te aporta paz mental porque aquieta el nivel y la frecuencia de tus pensamientos
  • Te ayuda a gestionar mejor los problemas

 

#3 A nivel emocional 

  • Ayuda a gestionar mejor las emociones
  • Incrementa la felicidad, pues libera endorfinas, las cuales mejoran nuestro estado de ánimo
  • Mejora tu empatía
  • Aumenta la confianza y la seguridad en uno mismo
  • Mejora la comprensión y la aceptación de uno mismo y de los otros
  • Te ayuda a sentir un estado de alegría y gozo natural
  • Te vuelves menos reactivo y aceptas las cosas tal como son
  • No te dejas llevar por impulsos
  • Aprendes a vivir desde el amor, no desde el miedo
  • Vives de acuerdo a tus valores
  • Desarrollas sentimientos de empatía, tolerancia y respeto por los demás

 

#4 A nivel espiritual 

  • Estimula los sentimientos de amor y compasión hacia otros
  • Mejora la percepción del mundo interior y exterior
  • Ayuda a encontrar un lugar interno donde descansar y encontrar refugio
  • Purifica tu ser a todos los niveles, desarrollando una armonía interna mayor
  • Tu nivel de vibración se eleva, lo cual hace que eso se refleje en todos los ámbitos de tu vida para bien
  • Se expande tu nivel de consciencia
  • Te ayuda a ver la realidad tal cual es
  • Te ayuda a trascender la dualidad, el estado de separación del ser. Retorno a la Unidad
  • Te ayuda a recuperar la memoria acerca de tu naturaleza divina y espiritual
  • Incrementa tu sabiduría
  • Te ayuda a encontrar tu propósito de vida o a entender cuál es tu misión en la Tierra
  • Te ayuda a percibir otras dimensiones espirituales, más allá del mundo terrenal
  • Alcanzas estados de conciencia superiores
  • Te ayuda a vivir en el momento presente, soltando el pasado y el futuro
  • Te ayuda a convertirte en un miembro más útil para la sociedad
  • Te ayuda a trascender el ego

 

Como ves, los motivos para practicar la meditación son muchos.

Pero mi propuesta va más allá de la meditación.

Mi propuesta es que te cojas un año sabático (o tiempo sabático) para que te dediques a su práctica intensiva junto a tu crecimiento personal y espiritual.

A modo de fórmula, quedaría algo así:

formula-cambio-de-vida

En base a mi propia experiencia, todo esto junto crea una COMBINACIÓN EXPLOSIVA de cambio y transformación.

 

¿Por qué te recomiendo que te cojas un año sabático para profundizar en la meditación?

 

A continuación quiero aclararte porque, bajo mi propia experiencia, esos beneficios de la meditación se incrementan cuando lo combinas con un año (o tiempo) sabático.

No es lo mismo, meditar 10 min al día, o de vez en cuando porque no tienes tiempo, que tener todo el tiempo del mundo para ello.

No es lo mismo, vivir trabajando cada día miles de horas, dedicando gran parte de tu tiempo a tareas rutinarias y domésticas como (limpieza, cocina, compra, etc.) y con tu agenda ocupada siempre, que vivir una vida mucho más pausada y con más tiempo para ti (y para meditar)

No es lo mismo, vivir centrado en tus necesidades y tu bienestar, que vivir centrado en las necesidades y bienestar de otros (o peor aún, centrado en asuntos banales)

No es lo mismo, vivir plenamente inmerso en la vida en sociedad, escuchando constantemente los mismos mensajes y rodeado siempre de las mismas creencias y miedos (que acostumbran a ser bastante limitantes), que vivir tu propia vida tomando un poco de distancia de todo esto para seguir tu propia voz.

No es lo mismo, vivir dedicándote única y exclusivamente para trabajar, que vivir única y exclusivamente para crecer interiormente.

 

Y ahora, déjame hacer algunas aclaraciones:

  • No te pienses que te estoy invitando a volverte un egoísta y que si tienes hijos o familia te olvides de ellos para centrarte sólo en ti.
  • Tampoco estoy diciendo que todo lo que “la sociedad” nos aporta sea negativo, ni mucho menos. Aquí tan solo pretendo dejar constancia de cómo ésta nos influencia, y cómo podemos recuperar nuestro poder, simplemente tomando un poco más de distancia para empoderarnos.

Tan sólo pretendo que por una temporada en tu vida des prioridad a tus necesidades vitales para cuidar de tu cuerpo, de tu mente y de tu espíritu.

Punto importantísimo: Dejar claro, que mi concepto de año sabático no es “disfrutar de unas vacaciones largas para luego volver a la vida de siempre”. Para mí, un año sabático, es un tiempo que te das a ti mismo para transformarte, crecer personal y espiritualmente y asentar las bases de una nueva vida futura, más consciente y alineada con tus valores.

Y por último, dejar claro que para mí, un año sabático no es una huida de tus problemas, sino más bien, un periodo para afrontarlos, reconocer tu sombra y sanar. Ningún problema en tu vida puede sanarse dándole la espalda. Tan solo puedes sanar y evolucionar aceptando, abrazando y pasando al siguiente nivel de conciencia.

Espero que más o menos hayas entendido el porqué de mi propuesta.

 

¿Cómo la meditación me ha cambiado la vida?

 

Como te decía antes, finalmente no me cogí un año sabático, me cogí dos, y de momento no tengo pensado volver a la vida y el trabajo de antes (pese a que tengo una plaza de funcionaria, sí)

Esto es porque mi sistema de creencias se ha transformado radicalmente y mis prioridades ahora, son diferentes a las de años atrás.

Esto ha supuesto que llevo muchos meses centrada en mi crecimiento personal y disponiendo de mucho tiempo libre para meditar. Y gracias a esto, la magia se ha producido.

 

¿Cómo la práctica de la meditación se ha traducido a niveles prácticos en mi vida?

Esto es tan sólo un pequeño resumen…

 

#1 He aprendido a ver la realidad tal cual es 

Esto significa que he aprendido a separar lo real de lo irreal, el mundo de la ilusión, de lo que realmente ES aquí y ahora. Algo que mezclamos muy a menudo todas las personas y eso provoca que suframos tanto y distorsionemos la realidad constantemente.

 

#2 Reconocerme como un ser divino 

Todos somos seres divinos, pues en todos nosotros existe el mismo potencial creador y tenemos el gran poder de traer amor y sanación a la Tierra. Lo que sucede es que en nuestra sociedad vivimos tan alejados de nosotros mismos, que acabamos viviendo vidas mediocres, en vez de vidas divinas, acorde con lo que realmente somos…

 

#3 He empoderado mi vida 

Durante muchos años sentía como si lo externo tuviera poder sobre mí, no me sentía dueña de mi vida al 100%. Después de todo este periodo he recuperado mi poder, y he dejado de trabajar en algo que no me hacía sentir realizada del todo, he tomado distancia de personas o lugares que no favorecían mi desarrollo personal y eso me hace sentir dueña (no víctima) de mi propia vida y mis circunstancias.

 

#4 He alejado los fantasmas del miedo para seguir mi propia verdad 

Siempre tuve grandes sueños por cumplir, pero el miedo a salirme del camino marcado hizo que retrasara la decisión años y años, hasta que llegó el momento en que seguir mi verdad era más importante que cualquier otra cosa. Y en ese mismo instante, todo se transformó.

 

#5 He trascendido la dimensión física para ascender a dimensiones más elevadas 

Meditando he descubierto un mundo espiritual increíble que transciende el mundo físico de la materia. He alcanzado niveles mayores de consciencia que me han llevado a percibir dimensiones de frecuencia más elevada donde las reglas del juego son otras, porque allí no hay ni tiempo ni espacio. Sentí como mi cuerpo se hacía más liviano y se convertía en luz y todo esto ha cambiado por completo la percepción de mí misma, del mundo, de la sociedad… ¡del universo!

 

#6 He aprendido a vivir desde el amor incondicional 

Durante todo este tiempo, mis niveles de amor se han expandido hasta el infinito y siento que vivo en un cuerpo, una vida y un mundo mucho más bello y armonioso. El amor incondicional me ha traído una paz enorme.  Amar incondicionalmente y sentir compasión por todas las personas y el mundo que nos rodea es lo que hace que dejemos de vivir en un estado de separación (o dualidad) para vivir en la unidad.

Así se ha transformado mi vida, pero además, he hecho muchas más cosas que sólo hacen las personas felices.

año sabático

Sí, pero… 

 

Imagino que estarás pensando que todo esto del año (o tiempo sabático) y de la meditación es muy bonito pero que “tú no puedes hacer eso”.

Me adelanto a lo que tu mente puede estar pensando ahora, y para ello, te voy a dar algunas soluciones que tal vez puedan ayudarte a ver la luz.

¿Y qué pasa si tengo hijos o familia?

¿Qué pasa si tengo un trabajo estable?

¿Qué pasa si no tengo dinero o tengo una hipoteca?

¿Y qué pasa si el miedo a la incertidumbre me paraliza y no me deja avanzar?

 

Ahí encontrarás varias respuestas. Pero en cualquier caso déjame decirte que cualquier tipo de problema tan sólo puede ser resuelto:

  • Con creatividad
  • Con un nivel de consciencia superior al que tenías cuando el problema se originó.

El ego siempre nos lleva a pensar “yo no puedo hacer eso”, a la mínima que nos surge un reto nuevo.

La clave está en centrarse en las soluciones, no en los factores que me alejan de mi objetivo.

Por cada problema (o excusa) que tengas, busca una solución.

Sí, lo sé. Está claro que unas personas juegan con más ventaja que otras de acuerdo a sus circunstancias o situación personal. Pero ello nunca debería sentenciar tu destino.

Tu destino, tus sueños, lo que suceda con tu vida… empieza en tu mente, en tu imaginación y con cada pensamiento a qué le das poder.

Si hoy en día, personas con discapacidad viajan solas por todo el mundo, personas con ceguera han creado negocios increíbles para ayudar a otras personas a ser la mejor versión de sí mismas, se ha llegado a la Luna y podemos manipular genéticamente nuestro organismo… ¿qué te hace pensar que tu problema no tiene solución?

 

En mi opinión, hay muchos caminos que pueden conducirte a un mismo objetivo. Mientras tengas claro cuál es tu objetivo, ¡alcánzalo como tú prefieras!

 

Pero por favor…

 

Si sientes que te falta algo en la vida…

Si te sientes cansado y sin energía…

Si sientes que tu trabajo te desgasta…

Si sientes que vives para el fin de semana…

Si sientes que subsistes, no vives…

Si sientes que eres víctima de tu mente y tus pensamientos alocados..

Si vives con estrés…

Si sientes que aún no has encontrado tu propósito de vida…

Si aún no has reconocido el gran valor y ser único que eres…

Si tus emociones suben y bajan como una montaña rusa…

Si sientes que no estás desarrollando todo tu potencial creativo…

Si sientes que no eres libre…

Si sientes QUE LA VIDA ES MUCHO MÁS DE LO QUE ESTÁS HACIENDO AHORA…

 

Entonces, plantéate seriamente todo esto que te acabo de contar y haz todo lo posible para llevar tu vida al siguiente nivel.

¡Ojalá me escribas pronto contándome de ti, de tus cambios y tus decisiones!

Alma libre, te deseo una gran vida, llena de amor, bendiciones y luz,

Desde lo más profundo de mi corazón,

 

Nos encantaría saber tú opinión…

¿Alguna vez te has planteado hacer un cambio de vida para dedicarte más a ti?

¿Te imaginas como podría transformar tu vida un tiempo sabático dedicado a la meditación y el crecimiento personal?

¿Qué te impulsa a tomar la decisión, o qué te aleja de ello?

CompartirShare on Facebook175Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Camino Directo Hacia Tu Felicidad. Yoga Para Principiantes.

¿Por qué practicar yoga? ¿Cómo comenzar la práctica del yoga? ¿Cómo hacer yoga en casa? Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS este excelente libro electrónico de Yoga Para Principiantes: “Camino directo hacia tu felicidad interior”. Además, te enviaré un correo cada lunes donde te hablaré de yoga, de técnicas para aliviar el estrés que funcionan, te conatré mi experiencia con la práctica del yoga dentro y fuera de la esterilla y de daré consejos para que conectes con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

  • Guille
    Guille dice:

    Hola. Está muy interesante tu artículo me gusto porque tiene mucha fuerza que es la que nos hace falta a muchos para darnos la oportunidad de crecer como tu misma lo dices fisica,mental y espiritual. Me alienta a seguir adelante y a darme importancia a mi misma.
    Gracias.

  • NICO Ruiz
    NICO Ruiz dice:

    Hola que estupendo escrito, parece que leyeras mi mente, claro se que esto es lo que nos pasa a los seres humanos cuando vivimos sin conciencia si no que la vida nos va llevando y nos dejamos envolver en el corre corre el estrés y los compromisos, de verdad en este momento estoy de lo que nosotros llamamos acá tirar la toalla y mandar todo muy lejos y perderme. Me siento agoviada y con mucho estrés, eres una bendicion al contarnos tus vivencias. Hace poco hice 21 días de meditación con Depat Chopra y en uno de estos días llegue a sentir algo que me dejo ver esa Nico que era cuando niña, alegre, jovial, creativa, positiva y vi que ese camino estaba obstruido e inhabilitado ya lo había olvidado, sentí lo que era mi llamado o necesidad pero estas meditaciones terminaron y no logro conectarme otra ves. Quiero hacer buena meditación y trascender, crecer. Agrdezco me ayudes… Con mucha gratitud me despido.

  • Cintia Castellóc
    Cintia Castellóc dice:

    ¡Hola Naylín!

    Quería darte las gracias por haberme dado la oportunidad de escribir para tu blog. Ha sido una experiencia gratificante y me hacía mucha ilusión, pues sin duda alguna “Yoga es más” habla de muchos temas directamente relacionados con mi filosofía de vida.

    Espero poder inspirar a muchos de tus lectores y lectoras con mi relato y mis experiencias.

    Me encantará saber de vosotr@s y responder a todas vuestras preguntas y comentarios!

    Un fuerte abrazo de todo corazón. ¡Que seáis muy felices!

    Cintia

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.