Cinco respuestas a tu búsqueda de un pensamiento consciente

Siempre que voy a dar un consejo me pregunto en silencio si soy capaz de seguirlo yo misma y te confieso que no pocas veces mi respuesta es un no, o cuando más, un tal vez. Y no se trata de que el consejo en sí no tenga el suficiente valor o la suficiente lógica para ser admitido y experimentado; se trata de que a muchos nos cuesta trabajo romper con viejos esquemas, con moldes o modelos de vida que venimos arrastrando casi desde el mismo nacimiento.

Eso de ver la paja en el ojo ajeno y no en el propio es muy común, y los problemas de los demás nos parecen triviales si los comparamos con los nuestros. Cuando sentimos la necesidad de dar un consejo o nos lo piden, enseguida echamos mano a esa experiencia o esa sabiduría que está dentro de nosotros y con todo gusto nos disponemos a hacerles ver a los demás la manera tan sencilla de salir de su angustia; tan sencilla que han sido incapaces de verla hasta el minuto en que nosotros se la mostramos con autosuficiencia y autoridad.

Pero, si somos tan sabios, ¿cómo explicar que a diario nos veamos envueltos en decenas de problemas o situaciones con las que nos sentimos incómodos? ¿Hasta cuándo tendremos que seguir siendo candil de la calle y oscuridad de nuestra propia vida?

La ley empieza por casa

No por gusto he mencionado hasta aquí algunos refranes bien conocidos para la mayoría de nosotros. Y aunque nadie escarmienta por cabeza ajena, como dice otro refrán, mi deseo es que tú puedas avanzar un poquito más en la vida a través de mi propia experiencia personal, guiándote por estas cinco sencillas maneras de encontrar la felicidad, haciendo que cada pensamiento que tengas, cada vez más, se convierta en un pensamiento consciente que te traiga toda la luz y la verdad que necesitas.

El primer requisito

Busca el momento más adecuado para comenzar con la lección. Da igual que sea cuando todos en la casa se hayan acostado o al levantarte. Esto último tiene la ventaja de que comenzaras tu día con mucha más energía positiva.

El segundo y último requisito

Confiar plenamente en ti, en tu capacidad de alcanzar lo que te propongas, y en específico, lo que te propones al comenzar a experimentar un pensamiento consciente.
Si estás lista, allá vamos.

Pensamiento Consciente - Frase de Eckhart Tolle
Pensamiento Consciente- Frase de Eckhart Tolle

Consejo número 1

Haz una lista detallada de todos los problemas y preocupaciones que tienes. Fíjate bien en que no quede nada afuera y así te aseguras de que los mencionados van a quedar resueltos.

Si uno de tus problemas es, por ejemplo, que no estás recibiendo el salario que te permitiría tener una vida más holgada, pregúntate como podrías solucionar esa situación. Dedícale a ese solo asunto todo el tiempo que requiera, observa las variantes que podrías asumir. Quizá te han ofrecido anteriormente un empleo que habías desechado por temor, por creerte no capacitado, por estar lejos del lugar donde vives, etc. Quizás llegó la hora de vivir de tu pasión. Este es el momento de asumir TU responsabilidad de eliminar este problema de tu vida. Trázate un plan, síguelo, pon tu energía en alcanzarlo y haz consciente el pensamiento de que desde ya, eres un triunfador. PERO NO LE DES A ESE ASUNTO MÁS TIEMPO DEL QUE LLEVA, pues te estarás perdiendo la posibilidad de disfrutar de los restantes momentos de la vida. Todo problema viene con su solución, no debes tener la menor duda.

Consejo número 2

Piensa en un solo problema por vez, y no pases al otro hasta que hayas encontrado al menos una solución adecuada y lógica para el primero.

Por una extraña razón, la mayoría de las personas tenemos el mal hábito de involucrar un problema con otro, y de esa manera, en un momento dado, nos encontramos prácticamente ahogados en un mar de desesperación, temores, dudas.

Nada tiene que ver el que desees una vida más holgada, con una situación difícil que estés atravesando con tu pareja. Ni ese otro asunto hay que enlazarlo con el hecho de que, por ejemplo, tu hija te ha anunciado que tiene novio, o que tu suegra va a pasar unos días en tu casa. Cada supuesto problema es en sí mismo un reto que la vida te pone para que lo superes. Nadie, ni el más veloz de los corredores, ha podido alguna vez correr en los 100 metros planos y en los 400 a la vez. Somos capaces de alcanzar grandes metas, pero solo si lo hacemos inteligentemente.

Cuando hayas analizado hasta el detalle cada una de las cosas que te preocupan, y hayas encontrado al menos una solución plausible para ellas, entonces estarás listo para seguir mi siguiente consejo.

Cinco respuestas a tu búsqueda de un pensamiento consciente

Consejo número 3

Dale a tu mente otra tarea completamente diferente de la que la tenía ocupada hasta ese instante.
Ha llegado el momento de que tu mente se tome un descanso, cambie de actividad y se disponga a ser utilizada en otra tarea, que puede ser, digamos, planear lo que vas a hacer en el día.
Hay grandes posibilidades de que lo próximo que hagas sea ir para tu centro laboral o de estudios, o quedarte en casa si trabajas en ella. Pero sean cuales fueran tus próximos pasos, dalos totalmente consciente de lo que estás haciendo. Deja bien cerrada la puerta donde están tus problemas y las supuestas soluciones, y sólo entreábrela cuando veas la posibilidad de una probable solución a alguno de ellos.

Me explico: si una de las cosas que te atormentan es el deterioro de una de las pilas del baño, que ha estado botando agua desde hace meses, y ya sabes que la solución es llamar al fontanero, no dejes para mañana la llamada que te hará respirar feliz al verte libre de ese asunto.
Resuelta la llamada, acordado el día y el horario, relaja tu mente con algo verdaderamente positivo, que puede ser escuchar o tararear una alegre canción, una melodía que te eleve, darle de comer a tu mascota, admirar la belleza del día, hurgar en las nubes del cielo como solías hacer cuando eras niña para ver las mil formas que adquieren… Llama a un amigo y queden para la salida del trabajo; piensa en alguna obra buena que puedas hacer por alguien, en fin, regálale a tu mente cosas buenas, positivas, alegres, optimistas, y quédate todo el rato que puedas en el disfrute de eso que estás viviendo en ese momento. Prolonga ese bienestar todo lo que puedas, deja estar a tu pensamiento consciente de esta dicha, que no es ilusoria sino real, porque está modelada por ti, por tus deseos, por tus aspiraciones.

Consejo número 4

No permitas que tu propio pensamiento, o el de otros, permeen tu mente con ideas negativas.
Si todos se dieran cuenta de que somos responsables de las “desgracias” que constantemente nos asaltan, la humanidad daría un cambio radical en su manera de pensar, de dejar estar en la mente tantos pensamientos negativos, de carencia, de infelicidad.

No creas que exagero cuando digo que somos responsables de las cosas “malas” que nos ocurren y piensa conmigo: ¿Cuántas veces te has quedado petrificado, al ver acercarse o recibir la llamada de una persona en la que CASUALMENTE has estado pensando? Déjame decirte que no es casualidad sino causalidad. Tu pensamiento en y sobre esa persona fue la causa que la atrajo hasta ti. Por lo tanto, es lógico determinar que si piensas todo el tiempo en que el dinero no te alcanza, el metro vendrá abarrotado, mi hijo me trará dolores de cabeza, o tus compañeros de trabajo son unos ineficaces, lo que tendrás será precisamente escasez monetaria, un transporte dificultoso, un hijo con problemas y unas horas de angustia en un empleo donde rechazas a la mayoría.

¿Entonces, qué hacer?
Sencillo: seguir el consejo siguiente.

Consejo número 5

El buen abono dará buena cosecha. Ocúpate de darle a tu mente sólo material de primera mano, material de calidad.

Cada vez que te des cuenta de que tu mente comienza a pensar en problemas y cosas negativas, ponle un stop y llévala amablemente a pensar en el ahora. Lograrás pensar en el ahora cuando te hagas totalmente consciente de todo lo que dices y haces en el preciso instante en que lo estás diciendo o haciendo. Cuando logres hacer de ello un hábito, podrás disfrutar incluso mucho más de esa taza de té o de café que te preparas, notarás la lisura de la porcelana o el vidrio, entrarás en contacto con la madera pulida de la mesa, y quizá tu pensamiento viaje a los lugares lejanos donde cosecharon el té o el café, las minas o los bosques de donde extrajeron los materiales con que conformaron las tazas y los platos, o la mesa donde te alimentas y compartes con tu familia o tus invitados.

Un pensamiento positivo atrae a otros positivos. Educa a tu mente en esta práctica que te hará cada vez más y más feliz. No permitas que un problema se filtre en tu mente en el momento en que no tiene que hacerlo. Y si de repente ocurre algo que te saca de paso, como suele suceder a menudo en la vida, aprende a enfrentarlo con toda la energía positiva que seas capaz de liberar. Tu mente se irá haciendo cada vez más y más fuerte, más abierta a lo desconocido al dejar de pensar tanto en lo conocido que la agobia y que no la deja crecer.

Todos somos capaces de seguir estos cinco sencillos consejos y de tener una vida más plena. Te aseguro que en este caso no te estoy diciendo que hagas lo que yo digo y no lo que yo hago, pues precisamente por regirme por ellos, es que me siento tan a gusto de compartirlos contigo.

¡Namaste!
Nitza

CompartirShare on Facebook54

Recibe gratis la guía para Practicar Yoga en Casa

Con esta Guía podrás practicar Yoga desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.


GUÍA PARA PRACTICAR YOGA EN CASA

¿Quieres practicar yoga en casa y no sabes por dónde empezar?
Después que leas estas 5 ideas podrás dar con mayor facilidad ese gran paso de cambio en tu vida. Introduce tu Nombre y tu Correo y obtendrás COMPLETAMENTE GRATIS mi Guía para Practicar Yoga en Casa para que comiences a llevar esta práctica a tu vida desde la comodidad de tu hogar. Además, recibirás semanalmente emails que te enviaré con la intención de compartir contigo lo que he ido viviendo desde que el yoga comenzó a ser parte de mi vida y cómo eso puede ayudarte a ti a conectar con la salud de tu cuerpo y la paz de tu mente.

  • AYDA
    AYDA dice:

    Muy buena técnica, Voy a ponerla en práctica.

  • Lucia
    Lucia dice:

    Muchas gracias Nitza. Tus consejos y los de Naylin son siempre bien recibidos.
    Re-educar mi mente es precisamente lo que trabajo cada día pero me está costando horrores. Esta semana ” ella ” esta bombardeandome de nuevo con malos pensamientos, vuelve a atacarme con el miedo y la tristeza de verme sola y sin poder acceder a mi sueño de recomenzar con mi ex-pareja. Es durísimo y esta semana vuelvo a estar abajo. Creo que he dado diez pasos atras. Suelo tomar notas de todas las cosas que comentais que me parecen que pueden serme de ayuda y es lo que voy a hacer tambien con tus consejos para poder re-leer en cualquier momento. Continuaré esforzandome porque no me queda otra. Un Abrazo.

    • Nitza
      Nitza dice:

      Hola, amiga, acabo de leer tu mensaje y lo he tomado como un s.o.s al que no puedo dejar de contestar rápidamente.
      No tengo para ti largos parlamentos, sino sencillos cuestionamientos como estos:

      1- Si fuera yo, la persona que está en tu situación, ¿qué me aconsejarías? Tómate tu tiempo y trata de hallar la respuesta más lógica y coherente posible. Medita sobre ese consejo y trata de seguirlo tú misma.

      2- Lleva a tu mente a pensar en el momento anterior al que conociste a esa persona por la que estás sufriendo. Estoy segura de que otras muchas cosas llegaban a tu vida con felicidad, alegría, optimismo, ilusiones, esperanzas. Ahora que él ya no comparte tu vida, retoma todo aquello. Dios, la vida, la Creación, nos rodea con millones de cosas y nos dotan de facultades para gozarlas y disfrutarlas plenamente. No desaproveches la oportunidad. No te centres en lo que una vez te hizo feliz, y aprende que:

      3- La felicidad no depende de otra persona, porque esa persona puede hacer cosas que nos defrauden, nos hieran, esa persona puede morir, esa persona puede no estar, como es en tu caso. Y porque la felicidad no está en las personas y la cosas que nos rodean, sino en nuestra propia capacidad de ser felices, de estar a gusto con nosotros mismos, con lo que hacemos, con lo que somos, con nuestra manera de ser y de aceptarnos. Lo demás nos es dado por añadidura. Lo esencial eres TÚ. Deja de pensar en él y a partir de ahora piensa en lo que vas a comenzar a hacer por TI.

      4- Por más que nos pese, tenemos que aprender que en la vida no hay seguridades. Lo único seguro ya sabes que es la muerte. Pero los seres espirituales sabemos que ella no es más que la transición a otro plano más elevado. Cuando lo aceptes así, dejarás de “creer” que necesitas a alguien. Tu “soledad” se convertirá en algo con lo que podrás solazarte internamente. Seguramente no te faltan personas con las que compartir socialmente e intercambiar parte de lo que llevas en tu mundo interior. No subvalores su compañía. Y si tienes que hacer nuevos amigos, pues adelante. La vida te está dando esa oportunidad.

      5- Por último, plantéate tu situación de una manera diferente: no tienes a esa persona a tu lado porque MERECES algo o alguien mejor. Por lo tanto, anímate, alégrate, ponte tus mejores galas y canta, sal a la calle, siéntate en un parque, ve al cine o al teatro, conoce nuevas personas. Si no llega la pareja que esperas, al menos habrás superado la crisis. Pero da el primer paso, rompe tú el círculo dañino en que te encuentras.

      Te doy infinitamente las gracias por confiar en que puedes expresarme tus sentimientos. Te aseguro que te escucho y te respondo con todo mi corazón.
      Un fortísimo abrazo para ti,
      Nitza

      • Lucia
        Lucia dice:

        Muchas gracias Nitza. Tus palabras me han llegado al corazon y me han hecho reflexionar una vez más. Siempre teneis razon cuando me aconsejais que actue, que suelte el lastre del pasado. Y en ello estoy. Me siento un pcoo más animada y deseo mantenerme y mejorar poco a poco cada día. Le pido ayuda a Dios, al Universo y a mi padre que está conmigo de otra manera. El trabajo se que es mío pero me gusta pensar que cuando hablo en voz alta o para mis adentros “ellos” me escuchan. De nuevo, gracias.
        Un Abrazo, Lucia.

        • Nitza
          Nitza dice:

          Hola, Lucía.
          Las gracias tengo que dártelas a ti, pues compartiendo tu problema conmigo me has permitido ayudarte y hasta dejar de pensar negativamente en cosas que casi me estaban agobiando. Con ello, he comprobado una vez más, la importancia de tomar distancia de nuestros propios asuntos y ayudar a otros que nos necesitan. Cuando nos damos cuenta, los problemas propios no son tantos ni tan graves, porque ha variado la forma de enfrentarlos, porque nos hemos salido del círculo vicioso en que nos encontrábamos.
          En tu situación de vida actual no cuentas con aquella persona que se te había hecho imprescindible y por la cual has estado sufriendo. En cambio, se te han abierto las puertas a nuevas personas, quizás a nuevas amistades, entre las cuales me encantaría y honraría estar.
          Cuenta conmigo para el optimismo, la amistad, lo que desees compartir, aunque sea algún resto de lo que pueda quedarte de tristeza. Ojalá que la superes para siempre.
          Un abrazo y recuerda que toda la fuerza, la luz y el amor están contigo, siempre. Nunca estás sola. Quizás antes no lo sabías, pero ahora sí. Todos somos instrumentos en una gran orquesta que se llama Humanidad. Por eso te repito: nunca estás sola. Las gracias, nuevamente, son mías, para ti.
          Nitza

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.